Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por favor, enviar historias en word y revisen la continuidad de sus capítulos... o No Publico nada

AaMaría - Despistada - 16

Capítulo 16
      Esa noche, la sala de espera del hospital era un hervidero, María, Candela y Eva, Teresa, Ana y Manuela todas se hallaban esperando noticias de Alba, que seguía sedada. Cuando a la mañana siguiente el doctor informó al grupo de que lo más crítico había pasado todas respiraron relajadas. Les informó de que la mantendrían dormida todavía unas horas más y a lo largo de la tarde le irían retirando la sedación.

AaMaría - Despistada - 15

Capítulo 15
Doctor:Con el impacto se rompió varias costillas y una de ellas perforó su pulmón izquierdo. Hemos tomado las medidas necesarias para que el oxígeno llegue convenientemente a sus pulmones, pero de momento la mantendremos en la Unidad de Cuidados Intensivos. Tenemos que comprobar que no exista  hemorragia cerebral y nos preocupa cómo pueda evolucionar. Está muy magullada, pero dentro de la gravedad, se mantiene estable.

Doble Vida - Isacar

Qué difícil es vivirla, imagina lo agotador que es fingir para evitar que la gente descubra lo que eres realmente, eso sí que es agotador.

Te juro que no recuerdo nada - Vall Lynch - 5

5.

Observaba a mi hermano juguetear con una de nuestras compañeras de curso. Era todo un Don Juan. Por ser mellizos él aseguraba ser la parte hermosa, cosa que nunca entendí ya que éramos bastante parecidos. Después del asunto con mi amiga se burló diciéndome que saqué su encanto con las mujeres.

Gypsy - Xiion - 39 Fin

Capítulo 39- Fin

-       Más rápido…cariño…más rápido- decía Marina entre profundos gemidos. Después de que sus suegros se fueran, Paula consoló a Marina, pero sus besos y  caricias de consuelo se tornaron en caricias llenas de suspiros y en pocos minutos… en besos llenos de pequeños gemidos.

AaMaría - Despistada - 14

Capítulo 14.
      Las palabras de Teresa flotaban en el aire. Cada una de las dos amigas era cada vez más consciente de hasta qué punto habían sido soberbias y egoístas. María hizo un gesto a Candela para que corriera detrás de Teresa y ella se dejó caer en una silla mientras buscaba su teléfono móvil en el bolso. Entró en el Gmail que había creado como Gilda88 y vio un correo sin abrir de Amazona27 escrito solo media hora después del último que leyó, el que desencadenó el estúpido drama:
Hola Gilda88.

AaMaría - Despistada - 13

Capítulo 13
La noche hizo reflexionar a Candela. Le hizo ver que no había sido leal con Alba, que ella no era Noel y que no había sido justa al juzgarla. Se dio cuenta de que en lugar de ayudar a su amiga había contribuido a emponzoñarla . Oyó el teléfono de María y pensó que por fin Alba la llamaba y que hablarían y arreglarían las cosas. Respiró aliviada.  Escuchó sonar el teléfono una segunda vez. ¿Quién sería? Se levantó de la cama y se dirigió a la cocina donde María miraba con ojos vidriosos su teléfono, que estaba sonando una tercera vez.

AaMaría - Despistada - 12

Capítulo 12
María apareció en la puerta de casa de Candela con las maletas en las manos y su cara surcada por las lágrimas
Candela: ¡Pero María, niña!  ¿Qué te ha pasado?
María: Se ha acabado, Candela. He acabado con Alba.
Candela: Ven, pasa y deja las maletas ahí. Siéntate y cuéntame qué tienes
María: Es una traidora. No me quiere.
Candela: ¿Pero qué dices? Si Alba te adora. ¿Qué es eso de que te ha traicionado?
María le contó lo que había pasado y aunque Candela quería muchísimo a Alba y la consideraba una buena chica, el coraje que sintió cuando Noel la engañó,emponzoñó de nuevo su corazón y le nubló el entendimiento y lejos de abogar por Alba, se dedicó a hacer leña del árbol caído.

AaMaría - Despistada - 11

Capítulo 11
      A Alba le encantó encontrarse el email de Gilda88. Le pareció que había sido muy amable al escribirla y así se lo agradeció en un nuevo correo, intercambio que se convirtió en costumbre, al principio cada vez que Alba mandaba un nuevo relato o poesía y que luego sucedía sin motivo específico.
     Alba no le habló a María de Gilda88 y María no le habló a Alba de Amazona27. Y mientras posteaban,  su vida en común transcurría apasionada, bella, cálida, divertida, espontánea, feliz… cualquier letra que eligiéramos del abecedario serviría para encontrar un adjetivo para la relación perfecta que mantenían. O casi. Porque María había iniciado un juego peligroso, y aunque pudiera parecer increíble, estaba comenzando a sentir celos de su alter ego  Gilda88. No llegaba a entender por qué Alba no le había hablado de ella y comenzaba a sospechar que pudiera haber otras. Se descubría de vez en cuando entrando en la cuenta de correo de su novia para ver quién la escribía y eso la hacía sentir mezquina. A veces pensaba dejar de escribirle, pero estaba comenzando a difuminar los límites de la realidad, y añoraba a Amazona27.

AaMaría - Despistada - 10

Capítulo 10
Teresa, Manuela y Ana, las amigas de Alba, todas sabían de la afición por la literatura de su amiga. Cuando les contó que se había decidido a publicar un relato en una página de internet todas se pusieron contentísimas. Pero no consiguieron que Alba les dijera  de qué página se trataba. Era tan pudorosa; decía que se moriría de la vergüenza si ellas leían sus cosas, e internet le daba ese punto de anonimato que ella necesitaba para animarse a compartir lo que hacía. Al fin y al cabo eran personas desconocidas las que iban a juzgarla y si bien le encantaría que sus historias gustaran, si no era así, la sensación de fracaso  y rechazo sería menor que, si las defraudadas fueran las personas que ella más quería. Le preguntaron si le había dicho algo a María y respondió que no, pero que lo haría.

AaMaría - Despistada - 9

Capítulo 9
     María había encontrado a su princesa. Solo quería cuidarla, mimarla, hacerla sentir y gemir. Y todo eso lo hacía muy bien. Frecuentemente llevaba flores a Alba o la sorprendía invitándola a restaurantes especiales. Era una romántica. Alba, nunca olvidaba dejarle preparado el desayuno antes de marcharse a trabajar y  le daba firmes masajes cuando llegaba del trabajo con los pies destrozados por los tacones; quizás no se la pudiera calificar como romántica, pero desde luego era considerada y detallista. Alba era una voraz lectora y tenía especial predilección por la poesía. Quién hubiera dicho que tras ese corazón tan pragmático y docto se escondía un alma sensible y soñadora. Tenía una pequeña carpeta donde guardaba sus escritos, pero era muy celosa de su intimidad, o quizás  muy vergonzosa e insegura de sí misma. Escribía para ella, para su desahogo, para su disfrute y nunca jamás había enseñado sus textos a nadie. Una vez que María descubrió su carpeta de poesías y relatos en el cajón y la abrió para leer algo de su contenido, se puso terriblemente nerviosa y arisca. Le explicó lo que era y le pidió por favor que respetara esa parcela de su intimidad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...