Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Pase lo que pase - Despistada - 14 y EPILOGO

Capítulo 14

      Sylvie no solo se implicó desde el primer momento en la crianza de Niara, sino que enseguida comenzó los trámites necesarios para adoptarla legalmente ella también. Fue amor a primera vista. Juntas buscamos  una profesora para ella que la pusiera al día antes de escolarizarla definitivamente, buscamos  a una niñera que pudiera atenderla cuando nosotras estuviéramos trabajando y sobre todo intentamos que Niara se sintiera una niña querida y alegre. Ambas nos derretíamos de gusto cuando la oíamos reír y mi mayor placer era observarlas cuando ambas se quedaban dormidas abrazadas en el sofá.


      Nos trasladamos a nuestra casa de nuevo. Nos costó un poco recobrar nuestra intimidad, fue quizás el proceso más laborioso de todos, pero a la larga el más placentero, con mucho. El tiempo fue pasando y nosotras seguimos viviendo nuestra segunda luna de miel. Niara asistía a la escuela, donde se había integrado estupendamente. Ella, que prácticamente se había criado entre adultos, estuvo encantada  de  descubrir ese espacio donde podía relacionarse con tantos niños. Mi sobrino Eder, que iba al mismo colegio fue siempre su protector y su compañero de juegos más cercano (me recordaban mucho a mi primo Ander  y a mi). Aprendió a amar el País Vasco y a mis propios abuelos, quienes estaban encantadísimos también con ella (y es que a mis abuelos las historias tristes siempre les habían encendido sus sentimientos más nobles) y aprendió, sobre todo a vernos y sentirnos como su familia: yo era amatxu Amaia, mi mujer mami Sylvie.

      Aquel día habíamos dejado a Niara en casa de mi hermana con mi sobrino Eder. Se les había metido en la cabeza que querían acampar y mi hermana y mi cuñado les habían armado una tienda de campaña (o lo que fuera aquel montaje de cuerdas y sábanas que habían hecho) en medio de la habitación de mi sobrino. Y Sylvie y yo habíamos decidido salir a cenar. Una noche en la que no seríamos amatxu y mami, una noche en la que solo seríamos dos mujeres en una cita, dos mujeres que se querían en una cita. No podía dejar de mirar a Sylvie. Habían pasado dos años desde que volví de Tanzania y debo decir que mi mujer estaba  más guapa que nunca. Yo estaba un poco nerviosa. Todo estaba estupendamente entre nosotras, pero yo quería proponerle algo y no sabía cómo iba a reaccionar. La llevé a un restaurante que habían inaugurado hacía  poco y me di cuenta de lo famosísima que se había vuelto mi chica. Cantidad de gente quería hacerse una foto con ella, cantidad de personas la paraban para charlar, cantidad de mujeres la piropeaban y cantidad de hombres se la comían con los ojos. Ella no soltaba mi mano. Amable con todos, pero en todo momento haciéndome saber con sus gestos, con sus miradas,  sin ninguna duda,  que yo era suya y que ella era solo mía. Yo tenía que ir con cuidado, porque me iba inflando tanto de orgullo que en algún momento estallaría de puro amor. Un peligro.

      Charlamos de muchísimas cosas y yo no podía dejar de mirarla. Me encantaba cómo me tocaba distraídamente la mano, cómo me miraba y sobre todo cómo me mimaba. Cogimos un taxi y volvimos a casa. Toda para nosotras.  En cuanto traspasamos el umbral me empujó contra la pared y metió su mano por debajo de mi blusa abarcando con su palma mi pecho, por encima de mi sujetador. Atrapó mis labios y susurró con voz sorda

Sylvie: He tenido ganas de hacer esto toda la noche. Estás guapísima  y yo soy la mujer más afortunada del mundo

Yo: Me encanta que me desees

Sylvie: Eso nunca ha cambiado. Pero hoy que la niña no está, pienso hacerte el amor en cada esquina de esta casa.  Pienso amarte sobre el mostrador de la cocina , pienso tenerte en el sofáy vamos a acabar en el dormitorio estrenando un par de juguetitos que he comprado para nosotras…

     Me susurraba en la oreja mientras mordía mi lóbulo. Ni siquiera me había dado cuenta de que mi blusa estaba desparramada a mis pies ni de que mi sujetador había volado lejos de mí. Estaba con el pecho descubierto mientras ella me lo pellizcaba y me lo lamía. Y yo solo oía “un par de juguetitos”. Desde luego con esa mujer no se podía decir que la vida fuera nunca aburrida. Tenía su cara pegada a la mía mientras entre beso y lametón me contaba en francés todas las cosas que me iba a hacer. Madre mía. Yo creo que tenía mojados ya hasta los pantalones. Me dio la vuelta y me retiró el pelo del cuello. Sus besos cálidos recorrían mi cuello y su aliento en mi nuca hacía que perdiera toda cordura. Me había soltado el pantalón también sin darme cuenta y supongo que en algún momento yo misma había lanzado mis zapatos lejos de mí. Solo sé que mientras me besaba el cuello  y acariciaba mi sexo por encima de mis bragas  yo ya me sentía excitadísima. Me llevó al sofá y me colocó a horcadas encima de ella. Masajeaba mis pechos y sus manos arañaban con cariño pero con ímpetu mi espalda. Las yemas de sus dedos dejaban surcos rojos en mi piel mientras ella estimulaba mis pezones con su lengua. Pensé que no era justo que yo estuviera casi desnuda y ella continuara vestida, así que me deslicé sobre sus piernas, me coloqué de rodillas delante de ella y comencé a desabrocharle el vestido con una mano mientras con la otra iba acariciando su vientre, su pecho, su cuello y bebiendo del néctar de sus besos. “El primero va a ser aquí, en el sofá” le susurré y metí mi mano por dentro de sus braguitas disfrutando de la humedad de su sexo.

      Dos horas después descansábamos exhaustas en la cama. Reposaba mi cabeza sobre su pecho mientras ella me acariciaba delicadamente el pelo. Me pareció el momento oportuno.

Yo: Tengo que pedirte una cosa, mi amor

Sylvie: ¡No has tenido bastante! ¡Ya te vale!

Yo: Estás muy graciosilla tú hoy… No. Te hablo en serio

Sylvie: (Se incorporó un poco en la cama) Dime

Yo: Me gustaría que te plantearás la posibilidad de tener un hijo conmigo. Me encantaría quedarme embarazada de ti

Sylvie: ¿Lo dices en serio?

Yo: No he estado más segura de nada en mi vida. Me gustaría buscar un donante lo más parecido posible a ti, fecundar un óvulo tuyo y llevar a nuestro hijo o nuestra hija en mi interior. Nada me haría más feliz que darle un hermanito o una hermanita a Niara, un precioso niño o una preciosa niña de cabello rubio y ojos color avellana .  En mi hospital hay una estupenda unidad de reproducción asistida. Me he estado informando de los protocolos necesarios y lo que te digo sería perfectamente posible. Si tú quieres. ¿Qué me dices?

Sylvie: (Sin poder contener las lágrimas) ¿Qué quieres que te diga? ¿Que me siento la mujer más dichosa del mundo? ¿Que te quiero? ¿Que me encantaría? ¿Que tu proposición me hace más que feliz? Digo que sí. Mil veces sí.


      Fuimos rápidas. A los cuatro meses llevaba un hijo de mi amor en mis entrañas. Cuando se lo dijimos a Niara, se puso loca de contenta. Iba a cumplir siete años y era graciosísima su estampa a las noches, sentada en el sofá acariciándome la barriga todavía sin abultar  y dándole sus primeras lecciones de vida a su futuro hermanito o hermanita. Le contaba cómo le enseñaría a subirse al columpio del jardín, le decía qué cuentos pensaba leerle y le enumeraba todos los juguetes que pensaba compartir con él o con ella. Sylvie seguía la evolución de nuestro embarazo con inquietud y esperanza. Pretendió paralizar su vida para cuidarme, cosa a la que me negué. Había hecho una película en Estados Unidos, dirigida por un director muy reputado y ahora tocaba hacer la promoción de la misma. Se hablaba de que sería uno de los filmes seleccionados para los Oscar. Se planteó decir que no. Le advertí de que no estaba enferma, solo embarazada. Yo no pensaba dejar de trabajar, así que no entendía por qué ella sí. A regañadientes se fue unos meses fuera, eso sí, no sin advertirme que todas las noches nos conectaríamos por Skype. Así que ahí me tenía, levantándome la camiseta todas las noches para que ella pudiera seguir la evolución de mi vientre día a día. Tuve un embarazo estupendo. Al quinto mes supimos que tendríamos un niño.

Tres meses después, la película en la que había participado mi mujer fue seleccionada para competir en los Oscar y Sylvie nominada al premio a mejor actriz.

Sylvie: ¿Pero cómo quieres que vaya si tú no vienes conmigo?

Yo: Yo es imposible que viaje. Con el embarazo ya tan avanzado no es aconsejable que coja un avión

Sylvie: Pues entonces yo tampoco pienso ir

Yo: Vamos a ser sensatas, cariño. Esta que tienes delante es una oportunidad que se presenta muy pocas veces en la vida de muy pocas actrices. Es uno de los premios más reputados que se pueden conseguir. Y el hecho de que estés nominada ya es todo un acontecimiento en nuestras vidas

Sylvie: Pero yo estoy pendiente de otro acontecimiento aún más importante. ¿Qué pasa si mientras yo estoy en Los Angeles  tú te pones de parto?

Yo: A ver, mi amor. La gala será el 26 de Febrero y yo no salgo de cuentas hasta el 7 de Marzo. Y además, las primerizas tendemos a retrasarnos.

Sylvie: Pero no es justo. No me imagino pisando esa alfombra roja con nadie que no seas tú a mi lado.

Yo: Pero qué más dará quién te acompañe. Lo importantes es que estarás allí

Sylvie: A mí sí me importa

Yo: Hay oportunidades que no se pueden desaprovechar. Tú estarás en la gala de los Oscar y yo no me voy a perder ni un segundo de la retrasmisión. No vamos a negociar más Sylvie. Vas a ir. Tienes que ir. No puedes hacerle ese feo al director, a tus compañeros, a la productora, ni a mí.

Sylvie: ¿Pero tú has visto a las actrices con las que compito? No tengo la menor oportunidad

Yo: ¡Así me gusta, con confianza! ¿Pero te estás oyendo?  Has sido nominada porque has hecho un trabajo excelente. Cuando menos tan bueno como las demás nominadas. Vas a ir. Yo no me voy a perder ni medio segundo de tu llegada ni de la ceremonia. Pienso invitar a todos nuestros amigos a casa. Pienso pegarme a la tele y disfrutar de cada plano en el que aparezcas. Vas a ir Sylvie

Sylvie: Pero no quiero dejarte sola

Yo: Y yo no pienso dejar que desperdicies esa oportunidad. Además tienes que tener en cuenta todo lo que voy a presumir luego yo  ¡Soy la esposa de la nominada! ¡Ay!

Sylvie:  ¿Qué? ¿Qué tienes? ¿Qué pasa?

Yo: Nada. Aquí tu hijo que acaba de darme una patada para recordarme que su hermana y él también piensan estar pendientes de todo lo que pase en esa ceremonia

      Colocó su mano en mi tripa para sentir el movimiento de nuestro bebé. Así estábamos cuando Niara con cara de sueño y arrastrando su inevitable monito de peluche se unió a la exploración. Nos costó un buen rato llevarla de nuevo a su cama, porque cuando sintió el movimiento de su hermano en la palma de su mano comenzó a saltar excitada en el sofá gritando “Me ha chocado los cinco, me ha chocado los cinco” mientras su madre y yo no podíamos dejar de reírnos y de hacerla cosquillas.

      El 26 de Febrero nos habíamos reunido todos los amigos en casa y Niara viajaba de los brazos de una a las piernas del otro, encantada con tanto jaleo y tanta gente. Yo no había querido que Sylvie me enseñara su vestido, ni me hablara de su peinado. Los primeros invitados iban llegando a la gala. Todos esperábamos impacientes el momento de ver a Sylvie. Sabíamos que su acompañante sería el director de la película, quien por cierto, estaba también nominado. Mientras todos charlábamos y hacíamos nuestras quinielas para los Oscar, mi prima Kaitlynconsiguió hacernos callar a todos al grito de  “Mirad, llegan en esa limusina, ahí están”. Vimos descender al director y alargar la mano hacia el interior del vehículo para ayudar a Sylvie a salir del mismo. Casi se me corta la respiración. Una famosa diseñadora canadiense la había vestido para el evento. Allí se paró a posar para los fotógrafos, espectacular con su vestido en tono marfil en pailletes y tul, de escote corazón que se le ceñía al cuerpo como una segunda piel. Y es que no se podía ser más guapa y no se podía estar más buena. Me sacó de mi ensoñación mi princesa,  al grito de “amatxu, amatxu, mira a mami, mami está en la tele”. Mami estaba más espectacular que nunca. ¡Qué mujer! Cada vez que la miraba no podía entender cómo tenía tanta suerte de tenerla a mi lado. Las luces de los flashes la perseguían y ella sonreía. Ella me sonreía. Estaba segura de que cada vez que una cámara la enfocaba sonreía para mí. Después de aquel bache tan tremendo en nuestras vidas, todo había vuelto a su ser. Solo éramos una pareja feliz, una familia al uso que disfrutaba de su día a día.

      Seguíamos haciendo nuestras apuestas sobre para quién sería el Oscar al mejor guion, a la mejor película, al mejor actor, al mejor director…aunque sobre quién se llevaría el premio a la mejor actriz no teníamos ninguna duda. Nuestras esperanzas y nuestros deseos apuntaban todos al mismo lado. Por fin se comenzó a leer la lista de las nominadas y mientras sus rostros aparecían rodeando la escena en la pantalla, yo no podía apartar mis ojos de mi mujer, quien la verdad además de lucir guapísima (¿ya había comentado eso antes?)  parecía extrañamente tranquila. El sobre que contenía el nombre de la ganadora no acababa de llegar a las manos de la conductora de la gala y a mí el corazón me latía a mil. Por fin la presentadora lo tenía en las manos y la actriz invitada que la acompañaba comenzó a exclamar mientras abría el sobre “And the winner is…”  Ya no tenía uñas que comerme. Pero ¿cuánto se podía tardar en leer el nombre de un sobre? “Sylvie Tissot”. La algarabía que se formó en el salón de casa, despertó a la pobre Niara, quien había caído rendida en los brazos de Michael. Sylvie recibía en pantalla el beso de su director y se dirigía con su porte elegante y sexi hacia el escenario. Niara volaba de brazos de uno a los de la otra y todo el mundo la achuchaba y la besaba. No entendía nada, pero estaba encantada. Llegó al escenario, recogió su estatuilla y se dirigió al micrófono. Se hizo un silencio sepulcral en mi salón. Hasta Niara estaba callada, lo cual era más que raro.
Mi mujer comenzó a hablar.

“Quiero dar las gracias al director  por haber confiado en mí para protagonizar esta maravillosa película y  a mis compañeros y compañeras por hacer que cada día de rodaje fuera un descubrimiento. Pero si me permitís, quiero dedicar este premio a la persona sin duda más importante que existe en mi vida, a Amaia, mi mujer. (Mirando a la cámara, añadió)  Amaia, pase lo que pase, esto es”

    Una salva de aplausos y de flashes siguió a mi esposa. Mis amigos  me miraban con cara de “¿Pase lo que pase, esto es? ¿Qué quiere decir con eso? ¿Qué código es ese?” Pero todos sabían por mi sonrisa y por la lágrima que comenzaba a rodar por mi mejilla que yo si sabía a qué se refería. Una vez le conté a Sylvie todo lo que ese poema significó para mí y cómo se convirtió casi en un mantra que la mantenía a ella anclada en mi corazón mientras estuvimos separadas y esa era su forma de decirme no sólo te quiero, sino siempre te querré, siempre serás parte de mi vida y siempre tendrás un hueco en mi corazón. ¿La locuela de mi mujer se había subido a ese escenario y ante millones de personas me había declarado su amor?  Desde luego mi esposa no se andaba con tonterías.

      En cuanto acabó la gala lo primero que hizo fue telefonearme para saber cómo estaba yo. Increíble. La acababan de dar un Oscar y su única preocupación seguía siendo que yo pudiera ponerme de parto estando ella fuera. Me dijo que al día siguiente había convocado una rueda de prensa para evitar tener que hacer durante días entrevistas y que en cuanto terminara la misma cogería el primer vuelo a Toronto. Yo estaba entre encantada e indignada. Encantada por el derroche de amor y generosidad con el que me trataba, anteponiendo mi bienestar y mi felicidad a la suya propia e indignada por sentir que ella estaba sacrificando su momento, que yo se lo estaba robando. “Te prometí ser la mujer que te mereces a tu lado y eso intento cada día, mi amor. Además, estoy segura de que cuando les diga que estás a punto de dar a luz a nuestro segundo hijo, todos entenderán que mi sitio está contigo y con Niara. Y rápido” – me dijo.  Qué loca… y qué tierna.

      La verdad es que fue un poco premonitorio. Al día siguiente a las seis de la tarde Sylvie ya estaba en casa y a las siete conducía el coche a toda velocidad por Toronto camino del hospital, mientras yo soplaba aguantando el dolor de las contracciones en el asiento de al lado. Tres horas después, Sylvie cortó el cordón umbilical de nuestro hijo, Iker.


Epílogo



NIARA
Me criaron tres mujeres maravillosas.  Dos, que ocupan la mayoría de mis recuerdos y una a la que apenas reconozco solo ya a través de unas desgastadas fotos en un pequeño álbum. Amaia y Sylvie me dieron una familia. Bisabuelos, abuelos, tíos, primos y especialmente un maravilloso hermano al que enseñé a montar en el columpio del jardín, con el que compartí muchos de mis juguetes y al que leí infinidad de cuentos. Me dieron una vida cómoda y la posibilidad de hacerme arquitecto. Pero sobre todo me dieron muchísimo amor. Siempre supe que ninguna de las dos me había llevado en su tripa, como a Iker, pero siempre tuve claro que la maternidad no solo consiste en eso. Desde luego, ellas no solo fueron mis madres, sino que ejercieron como tales.

      Liya me dio la vida. A mami y amatxu debo agradecerles también que me regalaran el recuerdo de la mujer que me trajo al mundo, que estoy segurísima de que, si estuviera viva, también hubiera ejercido como madre. No tengo recuerdos tristes de mi infancia; de ninguna de las partes de ella, ni la que tengo clara, ni de la que se agita entre mi mente y mi corazón como una nebulosa de sensaciones y trazos borrosos.

      He esperado unos años para hacer esto. Y lo he hecho porque mi hermano  siempre me dijo que debía esperar a que él fuera lo suficientemente mayor para acompañarme en esta aventura. Hace un mes que Iker cumplió dieciocho años. Es por eso que hoy estoy aquí con él.  Me encuentro delante de la tumba de mi madre, Liya y de su gran amor, Alika y he venido a traerles flores, a hacerles saber que siempre tendrán un sitio en mi corazón y a decirles que estoy bien, que tuve suerte, que he tenido una vida afortunada. Vivo en Toronto, en el apartamento que fuera el primer hogar de mis madres y trabajo haciendo lo que me gusta. Hace dos años que vivo con mi novio, que es francés.  Compartimos los domingos  con Iker, Sylvie y Amaia  y una vez al mes con el resto de la familia. Me encantan esas mesas llenas de parientes donde reímos, comemos y contamos nuestras alegrías y nuestras penas.  Alika y Liya son un pedazo de mi historia. Alika influyó en Liya y mi madre fue la responsable de construir los cimientos de la persona en la que me he convertido. Gracias a ambas. De corazón. Gracias a las cuatro valiente mujeres que han hecho de mi la persona que soy.



IKER
      He crecido rodeado de mujeres, mujeres fuertes y cariñosas,  arropado además por una extensa familia. Mi hermana Niara es valiente y generosa. Ella guio mis pasos en la infancia.  Niara siempre ha sido una constante en mi vida, un ancla para este mundo y un precioso par de alas para mis pensamientos y mis fantasías. Crecí recta pero amorosamente educado por mamá Sylvie y también muy querido, pero un poco más malcriado por amatxu Amaia. Ambas son pilares en mi vida y las responsables de mi felicidad.

      Crecí en un hogar estable, sin mucho drama rodeando mi vida. No sufrí rechazo en mis tiempos escolares por tener dos mamás en lugar de papá y mamá como la mayoría de mis amigos. O por lo menos, no más peleas de las que tenía que librar el gordito, la flacucha, el de las orejas de soplillo o la de las gafas. En la infancia casi todos hemos tenido colgado algún sambenito. En mi caso no lastró para nada mi vida. Llegar a mi casa era como retozar en un remanso donde siempre me sentía seguro y acogido, donde mi grupo de amigos siempre tuvo un hueco y donde familiares y amigos de mis madres tenían siempre la puerta abierta y unos brazos amorosos dispuestos a regalarme un abrazo.

      Acabo de cumplir dieciocho años hace un mes. En breve ingresaré en la Universidad. Quiero ser médico. Viviré en Quebec. Me da vértigo empezar esta nueva vida lejos de mi familia, pero por otra parte estoy deseando vivir esta nueva experiencia. Hoy estoy acompañando a mi hermana en este viaje a sus raíces, en esta visita a la mujer que la trajo al mundo y que la depositó en manos de mis madres. Estoy terriblemente agradecido de que su generoso gesto me haya permitido ser el hermano pequeño de Niara.

Gracias Niara, gracias amatxu, gracias mami. Gracias a esta pequeña colección de mujeres que guiaron mis pasos en este mundo. Gracias a las tres valiente mujeres que han hecho de mi la persona que soy.



SYLVIE
      Amaia llegó como un ángel a mi vida. Se fue colando por cada poro de mi cuerpo hasta ocupar  totalmente mi alma, mi corazón y mis pensamientos. Me hizo disfrutar de formas que nunca hubiera imaginado, me hizo sentirme querida como nunca antes y se entregó a mí en cuerpo y alma desde el momento en que nos dijimos te quiero. Es mi faro y mi guía, mi norte y mi cordura.

      Amaia es sobre todo buena persona, valiente y generosa, muy generosa con sus sentimientos, con su amor. Esa generosidad de mi mujer le hizo perdonarme y acogerme de nuevo con los brazos abiertos cada vez que la herí. Esa generosidad le hizo ofrecerse a Liya para cuidar de su hija y hacerse cargo de ella cuando Liya faltó. Esa generosidad me regaló a Niara que fue el primer bálsamo para mis heridas. Esa generosidad me regaló a Iker, en el que cada vez que le miro a los ojos veo los de mi madre, quien estaría orgullosa de la familia que formamos.

      No siempre fui justa con ella, pero desde que entró en mi vida, nunca, nunca,  he dejado de quererla. Jamás pensé que una mujer fuera a ser mi compañera de vida y sin embargo hoy, no me imagino compartiendo este viaje con nadie que no fuera ella.


      Me acerco a los cincuenta años. Mi hija vive con su novio. Mi hijo pronto partirá a la Universidad. Amaia y yo nos quedaremos solas en esta casa tan grande y tan llena de momentos felices. No tengo vértigo. Sé que echaré de menos a mis hijos, pero mientras Amaia siga sujetando mi mano me siento capaz de transitar cualquier camino, de subir cualquier montaña, de superar cualquier obstáculo. Gracias a la mujer que decidió compartir su vida conmigo regalándome una existencia plena que ya solo concibo vivir a su lado. Gracias a la mujer que ha hecho de mi la persona que soy.



AMAIA
      Repaso mi vida y casi empalaga de lo perfecta que es. Pero qué voy a decir. Me gusta. Mi esposa  es valiente y divertida y en ella encontré el motor de mi vida.  Hace ya tanto…La miro y no me explico cómo una mujer tan espectacular  decidió compartir su vida conmigo. Qué puedo decir.  Es una excelente compañera, insuperable amante y mejor madre. Nunca me sentí más perdida y angustiada en mi vida que cuando pensé que la perdería. No sé qué hubiera hecho ni en qué me hubiera convertido si eso hubiera sucedido. Pero no pasó.

      En mi momento más oscuro, un rayo de luz se coló por un resquicio iluminando las sombras y dándole a mi vida un nuevo sentido. Niara me salvo. Me salvó  de mis inseguridades, de mis angustias, de mis miedos. Introdujo una nueva palabra en mi vocabulario y un reguero de sentimientos nuevos en mis entrañas. Iker completó el  cuadro de mi vida y puso delante de mí permanentemente el reflejo de mi mujer. Sentirle crecer en mi cuerpo fue una experiencia inolvidable y oír su primer llanto una explosión de sentimientos.

      Nuestros hijos están construyendo sus vidas. Y yo quiero acabar la mía al lado de Sylvie. Estoy segura de que así será. Pero mientras tanto quiero disfrutar  cada segundo de la mujer que ha hecho de mí la persona que soy.



------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Despistada - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

38 comentarios:

  1. Una Historia exquisita la verdad, creo que es el relato que mas disfrute leer... es completa para mi gusto, tiene su "te quiero, no te quiero pero te quiero", el encuentro esperado, un drama triste, la solución del problema y un final muy feliz, ademas de todo el contenido de realidad con el cual me sentí un poquito identificada, el convivir con una persona con depresión.
    Gracias Despistada por esta bonita historia.

    O.F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti O.S. por haberme acompañado hasta el final del camino y sobre todo por haber tenido tiempo y cariño que compartir conmigo.
      Un placer

      Eliminar
  2. Despistada un final realmente precioso la generosidad y la gran capacidad de dar amor sin reservas de Amaia la hicieron un gran personaje y nos deja una enseñanza hay que amar sin limites y no hace falta parir para ser mamá y compartir lo bueno lo malo las tristezas y las alegrías sin miedos criaron dos hijos para la vida llenos de ternura y generosidad
    Sylvie aprendió que la vida esta llena de obstáculo pero si tenemos a la persona correcta no hay que tener miedos ni huir de las dificultades que nos pone la vida si somos dos la vida se hace mas fácil si crece la familia la vida se hace maravillosa si pasan los años y seguimos amando mucho mas a nuestra pareja la ha sido un regalo
    Mi querida escritora mi Despistada una vez mas ha sido muy grato un privilegio volver a leer una historia de su autoría gracias por regalarnos momentos lleno de aventuras ternura y amor
    Despistada da un poquito de penita el separarnos hasta su próxima historia espero que como esta preciosa historia no tarde mucho para volverla a leer gracias por este final que incluyó a todos contando su vivencia esta familia de dos mujeres de dos mamas gracias
    Mi Despistada un abracito lleno de cariño y ternura y besitos de colores para su alma
    desde aqui Curicó zona centrar de mi Chile
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos por aquí degustando historias de otras compañeras. A mi personalmente me gustó mucho escribir esta y me gustó mucho compartirla con todas vosotras. Ha sido un placer volver a cambiar impresiones con todas vosotras a lo largo de todos estos días y solo deseo volver a encontraros por aquí cuando vuelva a colgar otra historia, que seguro que lo haré.
      Un abrazo muy fuerte y todo mi cariño, Gladis

      Eliminar
    2. Gracias por su cariño y darse un tiempo para responder mis comentarios
      Gracias Despistada nuevamente un a bracito con cariño desde la distancia para usted

      Eliminar
  3. Una historia preciosa como las q siempre escribes
    No tardes en publicar , tengo ganas de volver a leer otra de tus historias ;-)

    Besos
    M.S(galicia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi gratitud para ti por haber tenido siempre un momento para comentar conmigo. Solo por vosotras merece la pena intentar juntar unas cuantas lineas en otra ocasión.
      Un fuerte abrazo M.S.

      Eliminar
  4. Ha sido una historia muy pero que muuuuy bonita Despistada. Me ha encantado de principio a fin. Espero seguir disfrutando de tus historias pronto! Un besito :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo fuerte para ti, Xiion. Y un placer seguir encontrando tus capítulos. Cuídate mucho.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. me a encantado de verdad,hasta llore cuando leí todo lo que paso con Liya y Alika pero me quedo satisfecha con este increible final segui asi,espero seguir leyendote y que sigas compartiendo tu talento gracias Despistada BESOS DESDE ARGENTINA


    By:Lourdes Avalos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti Lourdes. Ojalá nos veamos pronto de nuevo por aquí.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Despistada, si que te superaste y con creces!. No podrias haber cerrado mejor la historia. Me quito el sombrero ante tu pluma. Fue un viaje maravilloso y espero repetirlo pronto. Gracias por compartir tu talento con nosotras. Saludos. Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer fue siempre mio. No podía haber tenido mejores compañeras de viaje.
      Un fuerte abrazo, Verónica

      Eliminar
  7. Wow! Se me erizo la piel cuando Amaia le pide tener un hijo de Sylvie.Nuestra talentosa actriz se gano un Oscar.Y Niara se convirtio en arquitecta,fue a Tanzania a las tumbas de su madre biologica Liya y Alika.El hijo Iker supongo que por (Iker Casillas) quiere ser medico como su amatxu.Que buen hogar crearon lleno de amor,estabilidad con una familia grande.Una historia con un final feliz pase lo que pase...
    Esperamos que tu musa continue fluyendo y vuelvas a escribir.Te echaremos de menos ya que tu interactuas con tus lectoras ha sido un verdadero placer dar este viaje contigo,sera hasta saber de ti esperamos que sea pronto,

    Un beso y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer ha sido mío. Muchísimas gracias

      Eliminar
  8. Te amo, gracias por compartir tu historia, por darnos algo de ti. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer. Muchas gracias a ti Elizabeth por acompañarme hasta el final

      Eliminar
  9. Hola despistada, comento hasta ahora pero seguí la historia desde sus inicios (actualizando la página cada tanto), tengo que decirte que me ha encantado la historia, en especial el personaje de Niara, es un amor y jugo un papel fundamental en la vida de las protagonistas. El caso de Niara es el claro ejemplo que una familia la constituyen personas que se preocupan por ti y te quieren. En mi país Colombia ya fue aprobada la adopción igualitaria y da luz verde para que niños como Niara tengan una familia que los quiera y los proteja. Saludos ariyian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Ariyan, Esperemos que ese derecho se vaya entendiendo y legislando cada vez en más países. Un abrazo

      Eliminar
  10. En España los cuentos se terminan habitualmente con un “Colorín colorado, esta cuento se ha acabado”. Para las que no hayáis oído hablar del País Vasco (aquí lo llamamos Euskadi), deciros que además del castellano (o del español, como queráis llamarlo) aquí en mi tierra hablamos otra lengua, el euskera, que no se habla en ningún otro lugar del mundo. Aquí los cuentos que nos cuentan de niños terminan diciendo “Hau ala bazan ala ez bazan, sar dadila kalabazan eta atera dadila (aquí en este espacio, cada uno dice el nombre de su pueblo) plazan” que traducido más o menos vendría a decir “Tanto si fue así como si no lo fue, que se meta en la calabaza y que salga en la plaza (del pueblo)”. Yo siempre interpreté esa muletilla como una invitación a vivir mi fantasía y a sentirme protagonista de mi propio cuento y dueña de mi historia. Así que podía montar en la calabaza cual Cenicienta (para mí Marierrauskin) como fregona y aparecer ante los demás en medio del pueblo, como quisiera (princesa, bailarina, guerrera o estrella del rock, que en la calabaza cabían todas las fantasías). Me apetece acabar este relato que acabo de compartir con vosotras de esa forma , porque tanto si ha sido así (real) como si no lo ha sido (es decir, solo producto de mi imaginación) , me he sentido como Cinderella, transportada en mi calabaza- carroza hasta el medio del baile, observada, abrumada y estupendamente bien tratada. Me habéis dado un protagonismo que no merezco y mucho más cariño del que hubiera imaginado. Prometo olvidar mi zapato de cristal, para así tener que volver algún día a recuperarlo.
    Muchísimas gracias a “La Teta Feliz” y a su administradora por haberme cedido este espacio y muchísimas gracias a todas las que me habéis seguido hasta aquí. En especial a las que habéis querido interactuar conmigo y decirme qué os hacía sentir mi historia.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. Ay Despistada dice el lenguaje popular que lo bueno no dura y hasta aquí nos trajo esta historia, la cual estuvo llena de muchas situaciones que se nos pueden presentar en la vida... Realmente tienes una manera de escribir que hace que uno se deleite con las palabras plasmadas en capítulo... Mentiría si no dijera que me entristece no encontrar mañana un capítulo más pero me consuelo con pensar que pronto regresarás para deleitarnos con un nueva historia.... Mis mejores deseos para ti Despistada (en todos los aspectos de tu vida) y gracias por esa interacción diaria que tuvimos entorno a cada capítulo... Y pues nada te envío un beso y un fraternal abrazo de oso polar rompe costillas, ja, ja, ja.... Con afecto la de siempre Atenea Palas, una ciudadana del mundo que es tu fan!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Atenea Palas, ciudadana de este lugar llamado mundo.

      Eliminar
  12. Despistada un gran Final, una gran historia de principio a fin.. Muchas emociones , espero leerte pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nallely. Espero verte pronto

      Eliminar
  13. Wauuu que fabulosaa historia hermosa de principio a fin gracias por compartirla.dia dia por tu comprimiso hacia nosotras las lectoras espero leerte prontoo te voy a extrañar te kiero Mi despistada besotes Rosana de Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Rosana de Argentina. Hasta pronto

      Eliminar
  14. Pozi! Unas lagrimillas salieron.
    A la espera, nos vemos en la próxima.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos vemos en la próxima, Ofelia. Gracias

      Eliminar
  15. Hola sabes algo no dire que ha sido lomas queche leido.nop lo hare.te dire algo escribes fabuloso.creo quecdecias escribo no muchos cap.pues nobes lo mio escribir mas .y obviaste algo despitada.escribes super bien porque no deleitarnos con algo magnifico como esto otra vez .no te quites meritos ponte.nina.muchos .muchos donde queria .esta historia.ya llego.me facino me volvi adicta.de historias y empese aleerte y te aseguro tus historias son unicas.bueno amuchos les gustan por eso digo date merito.nina dios te bendiga mucho.eres genial.cuidate y sigue escribiendo historias desiguales entre si como hasta ahora .dios te colme de bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Hasta pronto, "La morena"

      Eliminar
  16. Hola despistada..

    Tu historia es hermosa de principio a fin.. El amor tan bonito y tan fuerte entre Amaia y Silvye pudo contra todas las adversidades q se les presentaron.. He de decirte q con las caracteristicas d Silvye fue inevitable q tu historia fuera d la mano d Evelyne Brochu (probablemente sepas quien es) bendita mujer la imagino hastab mi sopa!! Jaja

    Siempre es un gusto leerte..asi q espero volver hacerlo pronto!

    Cuidate y saludos hasta el otro lado del mundo!

    Seel..

    ResponderEliminar
  17. Gracias Despistada por está historia fabulosa nos das enseñanzas y una gama de sentimientos es lo éramos verte pronto en otra historia gracias abrazos desde USA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti. Hasta pronto

      Eliminar
  18. Hermoso final despistada, de verdad que amor tan bello, nos demuestra que es posible superar las dificultades cuando alguien que te ama esta a tu lado para apoyarte, tambien que para poder amar tenemos que saber sanar las heridas propias... Despitada tu escritura enamora, tus historias dan esperanza a esos amores perfectos y el sueño de que formar una famila es mas que posible para todos... Mil gracias por esta historia. Atte liz de venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lizeth por seguirme hasta el fin. Hasta pronto

      Eliminar
  19. Hola me fascina como escribes es increible todo lo que transmites en la historia e leido relatos tuyos y son wow felicidades encerio sigue escribiendo eres increible describes el amor en su forma mas pura me gusto me atrapo desde el primer momento

    Saludo y abrazos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirme en mis historias y por dejarme un comentario. Un abrazo y hasta la próxima

      Eliminar
  20. Preciosa historia..Me la leí toda ..Q maeavillosa forma de escribir..Gracias muchas gracias por llenarme de alegrías y sueños a través de tu lista da historia ..Y tu de despistada solo el seudónimo porque te digo leo muchas historias y está es increíble...Nuevamente gracias a ti y al blog tan generoso de darnos cosas lindas..Arte María Lima Peru

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...