Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Donde menos lo imaginaba - Fer Butler - 2

Cuando me recupere de shock , salí tras ella pero era tarde, la vi subir a un taxi y se marcho, regrese al bar, busque a Mick, y le dije -Contame ya  todo lo que sabes-
Mick me miro con pena, como diciendo, justo ella te viene a interesar- No sé mucho, comenzó a venir hace 1 mes, más o menos, siempre viene a la misma hora, toma su jugo, escucha un poco de música y se va. Al principio era muy fría, pero cuando empecé a sacarle de encima a los moscones que se le acercaban, su actitud fue mucho más amable y comenzamos a charlar, se que se llama Kate, y que tuvo un accidente, se cayó de un caballo y el animal se le cayó encima, le destrozo el brazo, ya la sometieron a varias operaciones pero me dijo que es muy probable que nunca vuelva a recuperar del todo la movilidad de su mano-

Estaba atónita, yo la había visto varias veces, y solo logre que me tratara como si no existiera y con Mick había sido agradable, le había contado cosas de su vida, no sabía mucho jajaja, sabia más que todo lo que había averiguado yo en meses, ni siquiera sabía su nombre, Kate, si le sentaba perfecto.  Ahora entendía su mirada de tristeza, si no podía volver a operar, sería como arrancarle una parte de su vida,  quizás la parte más importante, ya que dedicaba su vida a la medicina, además los cirujanos se creen los dioses de la medicina, por eso no me extrañaba su actitud soberbia, trate por un momento de imaginar como estaría sufriendo y supe que tenía que encontrarla, aunque me expusiera a que me rechazara.
Al otro día fui al hospital,  y le lleve un regalo de parte de mi tía a las enfermeras que la habían atendido, obvio que mi tía no estaba ni enterada.  pregunte por la Dra. Kate  Butler, para darle su regalo, y me dijeron lo que ya sabía, que hacía unos  6 meses había tenido un accidente etc. etc. etc., la habían operado allí varias veces,  le habían puesto clavos, placas, no sé cuantas cosas más y ahora estaba  con sesiones de  rehabilitación, iba casi todos los días por la tarde, y al parecer de las enfermeras  no lo venia llevando muy bien, estaba más fría y retraída que nunca, pero me decían que era lógico, era un golpe tremendo para ella, pero que era muy fuerte y se iba a recuperar, ni una sola mención de su vida privada, si tenía familia, nada, no pude averiguar nada y eso me frustro.
Ese mismo día volví a la tarde y me estacione frente al hospital, después de esperar 1 hora, cuando ya estaba por irme, la vi salir y tomar un taxi, la seguí, no fue directo a mi bar, obvio después de lo que paso, imagine que no querría ir nunca más.,
Bajo en un barrio residencial, en una casa muy bonita con jardín, un Porsche negro  se veía en el garaje, imagine que  no podía manejarlo, me  baje del auto y comencé a caminar hacia ella, no me había visto, la puerta de su casa se abrió y una mujer  salió a recibirla, la abrazo y entraron juntas.
Llorando fui hasta el bar, no podía ser, nunca se me había ocurrido pensar que podía estar en pareja, que estúpida fui, estaba tan obsesionada con ella!!! por otro lado me alegra que por lo menos no estuviera sola, que alguien la acompañara en este momento, pero como desearía ser yo esa persona.
Fui directo a la oficina, Mick me vio pasar con los ojos llenos de lagrimas,  le hice un gesto como que no quería hablar y me encerré en la oficina,
Cerca de la hora de cierre, golpearon la puerta de mi oficina, pensé que sería Mick y lo eche -Vete a casa, no quiero hablar con nadie- dije fuerte para que me escuchara
La puerta se abrió, molesta por la interrupción me levante y me dirigí hacia allí, - ya te dije que no tengo .....-
-ya te escuche, pero conmigo si vas a hablar, porque estás haciendo averiguaciones sobre mí en el hospital?- pregunto dura,  Kate entro a mi oficina y cerró la puerta.
Me quede paralizada en mi propia oficina, era tanta  la fuerza que irradiaba, no había rastros de la vulnerabilidad que había visto antes , estaba más flaca, sus facciones eran más angulosas y se veía más hermosa que nunca, si es que eso era posible. Vestía  unos jeans ajustados, una remera negra,  y tenía el pelo suelto,  que la hacía parecer más joven, simple pero completamente irresistible. su brazo seguía en el cabestrillo y su mano parcialmente vendada.
-yo...- no me salían las palabras, domínate Erin por Dios que ya no eres una niña, -yo, eh me preocupe por ti, lo siento si te ofendí de alguna forma-  listo pude articular más de dos palabras seguidas frente a ella.
Ella siguió mirándome, como esperando que dijera algo mas, su mirada fue cambiando, ya no era tan dura, -porque te preocupaste por mi? no me conoces, no sabes nada de mí- me dijo en tono suave, sin rastros de su habitual indiferencia.
Decidí mentir, que podía decirle, que estaba loca por ella? -fuiste la persona que le salvo la vida a mi tía, es lógico que este agradecida y me preocupe por ti-
Su cara se transformo con su habitual mueca de fastidio, - así que agradecimiento, muy bien,  quiero mi regalo entonces, el que fuiste a llevarme al hospital- note en su voz un tono de burla, provocándome.
-eh yo no lo tengo aquí, pase por mi casa y me lo olvide allí-, cada vez me enredaba mas en mi mentira, y en sus ojos verdes que me miraban divertidos.
-bueno vamos a buscarlo entonces- me propuso. ya no podía ocultar una semi sonrisa, se estaba divirtiendo conmigo.
-ya es muy tarde- le dije, estoy muy cansada, mañana te lo alcanzo al hospital o pasa por aquí, además tu pareja debe estar preocupada por ti, que andes a estas horas sola- no pude evitar ese estúpido comentario pero los celos me comían las entrañas, yo iba a regresar a mi solitaria cama, y ella dormiría en los brazos de su novia.
-no te preocupes, estoy acostumbrada a salir a cualquier hora, las emergencias no ocurren de 9 a 18 hs-me dijo como si fuera una idiota, por otro lado, soy muy impaciente, no me gusta esperar, así que si no tienes aquí mi regalo vas a tener que improvisar- me miro sugestivamente, no lo estaba imaginando, en su mirada había deseo,  su fuego verde me consumía,  se acerco lentamente y con su  mano derecha me acaricio mi mejilla y toco mis labios, sabía perfectamente lo que hacía,  sabía que me había transformado en su esclava y tomo lo que le correspondía.
Cerré los ojos mientras sus labios tocaban suavemente los míos, una descarga me sacudió, -mírame - me dijo, cuando abrí los ojos, vi que en los suyos había algo mas, más que deseo y lujuria, pero no pude descifrarlo y me deje llevar por sus caricias.
Me abrazo  y yo le rodee la cintura, el beso tierno y exploratorio se transformo en algo salvaje, nuestras lenguas luchaban por saborear la boca de la otra, su mano  acariciaba mis pechos, los apretaba   suavemente y buscaba abrir mi camisa.  La ayude,  ya que con una sola mano se le hacía más difícil y ninguna de las dos podíamos esperar, yo me sentía completamente mojada y excitada.
Nos desnudamos rápidamente ,  cuando le saque su camiseta, sentí un leve quejido de dolor,  mire su brazo lastimado, se veían algunas cicatrices que asomaban fuera del vendaje,   ella intercepto mi mirada  y  me dijo-lo siento, si te impresiona, podemos parar- en su cara se reflejaba todo el dolor que debía estar sufriendo , como respuesta la bese con ternura y le dije -solamente avísame si te hago daño, pero no quiero para por nada del mundo- volvía  besarla y su expresión volvió a llenarse de excitación
Nos acostamos en el  sillón de mi oficina, su cuerpo era magnifico, los pechos eran grandes y llenos, sus pezones era un delicia que inmediatamente me dedique a saborear, ella gimió, quería hacerla disfrutar a pleno, borrar todo su dolor, con mi mano baje hacia su clítoris, estaba totalmente depilada, como me gustaba esta mujer por favor!!! con mis dedos juguetee entre sus labios , ella también estaba húmeda, despacio la penetre y sentí como empezó a cabalgar sobre mis mano, de a poco el ritmo comenzó a ser mas frenético, mientras no parábamos de besarnos, su boca buscaba mis senos y con su mano sana también me penetro, no sabía donde empezaba su cuerpo y donde el mío, estábamos  tan excitadas que no duramos ni 5 minutos, nos vinimos juntas, nuestros gemidos se juntaron,  no me importaba si en el bar quedaba alguien y podía escucharnos, ella era mía en este momento, y no quería dejarla ir nunca.
Quede de espaldas sobre el sillón y ella recostada sobre mi pecho,  inmóvil, yo la  acariciaba lentamente,  lleve un mecho de su pelo a mi nariz, quería que su olor se quedara impregnado en mi para siempre.
El silencio se hizo cada vez más pesado,  ella no hablaba y la incertidumbre me invadió, vino a mi mente la imagen de la mujer abrazándola en su casa y decide romper el hielo - estas bien, te lastime?- ella no levanto su cabeza, ni me miro, puso su mano sobre mis labios, en clara señal de q no hablara y solo me dijo, -abrázame por favor- su voz sonó débil, casi quebrada, como si estuviera conteniéndose para no llorar, me moría de intriga pero no quise presionarla, así que seguí acariciándola y  me dormí, feliz con ella en mis brazo.
Desperté con un rayo de sol que dio en mis ojos, estaba amaneciendo, seguía en el sillón, tapada con una manta que había en mi oficina, Kate no estaba, se había ido en la madrugada, pero su olor seguía en todas partes, sobre todo en mi cuerpo.
Me levante , me vestí con la ropa del día anterior, y busque mis cosas para ir a casa, cuando vi una nota encima de mi escritorio. Como ya sabía tenía una horrible letra de medico pero  así y todo podía leerse claramente -Fue muy lindo, dejémoslo así, no me busques mas-

Estaba soñando si después de lo que paso no la iba a buscar, estaba perdidamente enamorada de ella y no me iba a rendir fácilmente.

------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Fer Butler - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

2 comentarios:

  1. Pues que Dra. Tan orgullosa. Sólo llegó comió y se fue.
    Un excelente capítulo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...