Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Tempus vitae - Cristalsif - 8

Capítulo 8

Valía I


Caminaba a paso lento, como si pisara los frágiles cristales de su corazón roto. Pero esos fragmentos estaban desperdigados allí desde hace tanto tiempo que ya no estaba segura de haber sentido bienestar en un largo tiempo. Tantas lunas, le pareció ver durante las inclementes noches desde aquel funesto día, y no hallaba paz su alma para siquiera dormir una entera... cosa que resultó imposible, hasta el curioso momento de conocer a esa odiosa Tempuria, a nada más ni nada menos que la reina de la nación vecina y enemiga desde los tiempos que fueran recordados, aquella que con su peculiar inocencia y rebeldía traía momentos festivos a su alma. Estaba confundida en extremo, a raíz de los controvertidos sentimientos que removía en su interior la joven Kuga, era imposible siquiera suponer que un vínculo pudiese ser reemplazado por otro, su destino ya había sido encontrado y luctuosamente perdido. ¿O no? No había oído de una persona con dos Filum Fatum. Pero sí lo que sentía no era... esa emoción de cuatro letras, ¿Qué otra cosa sería? ¿Una obsesión? Solo se llenaba de dudas, cuanto más pensaba más lejos estaba de la respuesta que tanto anhelaba encontrar, era frustrante en verdad.


Vagó durante tanto tiempo o eso pareció cuando arribó al jardín de los Herba, un lugar tan lleno de vida como flores exóticas pudieran ser contempladas, un lugar que traía memorias más amables a la princesa castaña de Élide. La doncella elevó la mirada sobre el cielo y aquel astro plateado en la oscuridad, que bañaba con su celestina luz, los preciosos narcisos que alguna vez obsequió como muestra de amor a la joven Irial. Shizuru estaba molestamente dividida, ya no veía en sueños la celestina figura del primer amor con su pacífica sonrisa y su mano extendida llamándola a su lado, ahora le atormentaban los ojos esmeralda que en el marco de aquellas fruncidas cejas de un azul cobaltino hacían lucir altiva a la Reina Tempuria; sentía además dentro de sí los monstruosos celos de imaginarlas en brazos de alguien más, un dolor que nunca padeció junto a Irial, pues para ese entonces ninguna hacía caso de los pretendientes, no había nadie más, y de eso podía estar segura, porque guardó la misma lealtad. Era imposible no rememorar o no sentir las abismales diferencias entre las circunstancias que hasta ese día se hacían motivo de disgusto y malestar entre las dos, ambas herederas de un reino, opuestas, pero, ineludiblemente atraídas por fuerzas casi magnéticas.  Así la castaña estrujaba entre sus dedos los hilos tejidos de un collar en cuyo dije colgaba una piedra de cuarzo violáceo. -Lo siento Irial... te juro que no es mi intención, que no lo deseo. Es algo sobre lo que no puedo decidir- Lo repitió una y otra vez, hasta que luego hubo silencio durante algunos minutos, cuando el sonido de pisadas alertó a Shizuru.

-Alteza...- Llegó al oído de la joven Élide una voz servil muy conocida.

Shizuru no se movió pese a haber percibido la presencia de la sacerdotisa desde hacía unos instantes, tenía la vaga esperanza de que su inmovilidad disuadiera a la mujer de interrumpir su pacífico estado de meditación ¿Pero ¿quién la culparía? Era su casa la que invadía a semejantes horas. -Tomoe... espero puedas disculpar que importune tu casa a tan inclementes horas de la madrugada, pero sabes de antemano que esta morada, de las ocho castas que existen... es la que más paz y sosiego le da a mi ser-

-Nos honra con su presencia, sin importar la hora o el lugar... ninguno de sus súbditos le negaría asilo a la que es Divina entre las gentes- Murmuró la dama Margueritte sin levantar la cabeza como dictaban los protocolos al estar en presencia de la heredera al trono y portadora de la diosa.

Ante el gesto Shizuru no hizo más que suspirar buscando en alguna parte dentro de sí, la diplomacia que la caracterizaba. -Pleitesías que se deben a la selección de Vitae, no al valor de mis acciones... llegará el día en que merezca tantas gentilezas, pero hasta entonces... te lo pido, obséquiame el trato de un igual, Tomoe-

-Pero...- La de cabellos verdes quiso reclamar y decir que, para ella, más que para ninguna otra persona, Shizuru lo valía todo, con o sin Vitae como su elemental. Pero era inapropiado decirlo, fundamentalmente por la memoria del único obstáculo que no pudo superar la sacerdotisa principal del templo de Aurus, nunca fue más o mejor que la primogénita de la casa Margueritte.

-Es lo que Irial hizo una vez por mí- La princesa sonrió con un matiz de dicha y otro de tristeza.

-Y yo bendije el lazo, si...- Había un arrepentimiento la voz de la Herba, que era la casta a la que pertenecían los Margueritte.

-No lo digas con lamentación Tomoe, saber que tu hermana era mi Fatum Filum me hizo muy feliz en ese tiempo... pero, estoy a unos días de mi boda, así que he venido a disculparme con su Animus por no poder guardar la promesa que hicimos-

La de lila mirar frunció el ceño y con voz apesadumbrada intentó explicar a su princesa los fundamentos de la fé que les cobijaba en Vitae, como si Shizuru los ignorase premeditadamente. -Sabe que eso no es posible alteza... Sin las debidas ceremonias funerarias no ha quedado un solo rastro entre nuestro mundo y el mundo de Lacrom, por tanto... su voz no sería elevada más allá o más lejos de lo que el viento pudiera. Ya que el cuerpo de Irial...-

-Su cuerpo fue despedazado y devorado- Tensó la mandíbula como si decirlo significara remover una espina clavada en una herida más profunda. -Tú lo dijiste el día más amargo de mi vida. Así que no tengo un pretium mortem en el cual visitarle...- Un hondo suspiro escapaba de la garganta de la Fujino. -Pero, estas flores yo se las di y formaron parte de nuestra unión, es lo único que me queda de ella- Shizuru acarició con suavidad el pétalo amarillo de aquel narciso. -... espero que la Diosa escuche mi ruego y permita que mi voz llegue a ella-

Tomoe comprendió entonces la magnitud de su torpeza. -Sería extraño que no fuese escuchada, cuando tiene un vínculo directo con ella... pero es Lacrom el señor de los Animus quien decide al final, aun así... quizás un hermano puede escuchar a su hermana, si Vitae y Lacrom son los gemelos de la vida y la muerte, opuestos pero unidos siempre... entonces, lo que ella escucha, él lo sabe-

-No es tan simple, cuando me siento indigna...- Shizuru delataba un cansancio tremendo en su rostro, pese a no haber iniciado la batalla contra los Reptilian apostados a las afueras de las grandes murallas.

-No puedo imaginar a alguien más a quien nuestra amada diosa Vitae pudiera escoger- Intentó animar Margueritte con una expresión amable.

-A Reito, ¿Tal vez?- Cuestionó la castaña con genuina duda.

-El primogénito de una cuna no siempre es quien deba ser escogido...- Tomoe lo dijo con un aire más personal, mientras sujetaba el hombro de su princesa. -Hay algo en usted que él no posee, después de todo ¿Acaso Vitae podría equivocar una elección tan importante?-

-En la persona que fui, entonces realmente tenía la valía suficiente... pero quien soy ahora, este ambiguo yo- Cruzaron sus miradas, la turquesa más que brillante en presencia de la mujer amada.

-La entiendo, aunque no esté de acuerdo. He tenido pensamientos similares, debí ser yo, siempre quise ser una guerrera de Herba, sin embargo, es costumbre que los segundos hijos sean dados al Templo Vitae como muestra de agradecimiento... si yo hubiese nacido primero, entonces... ella sería una sacerdotisa y estaría aun para usted-

-No digas eso Tomoe, no podría reemplazar a una hermana con otra solo por mi egoísta deseo de ver una vez más a Irial-

-Entonces ¿Por qué ha tomado la piel de tantas doncellas y jamás buscó la tibieza de la mía? Si es que soy por mucho de todas la más similar a Irial, después de todo...- La indignada chica llevó una mano a su pecho antes de proseguir. -Somos como dos gotas de agua-

La princesa se armó de toda la paciencia que tenía para responder. -Porque no podría manchar una memoria tan preciosa, sin mencionar que te respeto demasiado Tomoe-

La pelos disparejos frunció el ceño más que molesta. -Yo no necesito su respeto, yo he esperado pacientemente a que tome lo que está servido ante usted y no sea que por Irial, tenga que recibir menos que sus sirvientes...- La menor de las Margueritte bajó la mirada, como si soltar aquel veneno atenazado en su garganta fuera la cura al mal más doloroso. -No... No creo que alguien tan suspicaz como usted, no supiera de mis sentimientos... ¿No es así?- Cuestionó la sacerdotisa de ojos turquesa.

-Lo he sabido, desde la primera vez que te ví en el templo, cuando recitamos el Luminatis Vitalial... sentí tu mirada sobre mí, pero era muy joven y mis ocupaciones demasiadas, nunca terminan a decir verdad... lo cierto es que, yo no me interesé en ninguna mujer hasta el día en que conocí a Irial, eso puedo jurarlo-

-¿Qué podía ser? Eso tan... distinto que hizo a tus ojos mirarla con tanto interés- Tomoe interrogaba la incertidumbre más grande de toda su existencia, aquella por la que había vivido y callado su sentir durante tantos años.

Shizuru consideró justo explicarlo. -Era valiente, no había visto tanta pureza o sinceridad, era divertida, un espíritu libre... y no me miraba como si fuera la encarnación de un dios... ella me veía solo a mí y actuaba en consecuencia, Irial me hubiera amado siendo princesa y con Vitae en mí, tanto como si fuera la más humilde de las guerreras, sacerdotisa o una Élide cualquiera, incluso si hubiera sido Tempuria o Dartaria, hasta una Xana de las tierras vírgenes- Los ojos de la castaña se abrieron sorprendidos y temblorosos, ahora lo comprendía al fin, lo demás fue dicho casi en medio de algún trance, una epifanía -Siempre he querido eso, ser amada por quien yo soy, no por motivo de haber sido escogida por Vitae... y ella lo vió. Así que estoy tan molesta con Natsuki, porque odio infinitamente la idea de no ser amada, por quien soy yo realmente... me envenena pensar que está conmigo por motivo de un fin diplomático, que le pertenezca a otra persona su piel, su corazón como si yo no tuviera la más mínima esperanza, de ser feliz-

-¿Qué tiene que ver esa Tempuria en todo esto?-

Shizuru sonrió con un dejo de amargura. -Que estoy celosa de una Tempuria, soy irascible por Natsuki, porque ella remueve cada ápice de mí como nadie lo había hecho nunca-

Tomoe mordió sus labios, tratando de contener las mil injurias que había supuesto en el nombre de aquella, la más detestada. -Esa... esa no merece el más ínfimo ápice de su afecto-

-¿Marguer...?- No pudo completar la frase cuando unos labios callaban los suyos y su cuerpo caía sobre el pasto, con la sacerdotisa posándose sobre su regazo.

-Dices que mi hermana te bajó del pedestal en el que te tiene todo aquel que con dignidad se precie Élide, quieres ser tan común como cualquiera... entonces, deja que te trate así- Inmediatamente buscó el cuello níveo de la princesa para plagarlo de besos y lamidas, buscando la flaqueza de la lujuria en la mujer más deseada.

-Tomoe... esta no es una- Volvió a ser silenciada con un beso apasionado.

-Shh...- Susurraba Tomoe, deslizando sus manos como serpientes bajo el Gregoris escarlata de su alteza.

-No estoy interesada...- Shizuru apartó de sí a la mujer con un suave empujón. -Además está prohibido ¿Comprendes?- Por una vez la prohibición de la sacerdotisa Yuuki servía de algo. -No puedo, es parte del acuerdo del compromiso y...-

-No me interesa- Refutó la sacerdotisa con una expresión que la Fujino juzgó escalofriante. -Es esto lo que quieres ¿No es así?- Murmuró estrechando en una de sus manos el exquisito pecho de la castaña.

-Basta he dicho...- Shizuru retuvo la muñeca de Tomoe, apretándola con fuerza para causarle algún dolor y hacerla reaccionar. -No querrás verme enojada...-

Pero la Herba no estaba dispuesta a ceder su oportunidad. -Si no eres ya una deidad, no tengo que tratarte como a una... serás una mujer solamente, mi... mujer ¡Dalia!- Gritó el nombre de su elemental y una entidad translúcida de color verde y azul emergió de la nada. -Hydrae Parálisis-

-¿Qué?- La princesa no daba crédito a lo que oía, era un conjuro prohibido. Sintió la hiedra venenosa envolver sus piernas, su torso y su mano, aquella con la que sujetaba la de Margueritte, casi instantáneamente comenzaba a perder la movilidad en sus extremidades, no pudo sujetarla por más tiempo.

-¿Por qué es tan importante para ti? Si tienes mi piel, no vas a tener mi amor... no te corrompas o la marca aparecerá y jamás podrás borrarla- La preciosa heredera al trono no se preocupaba de la parálisis en todo su cuerpo, aun si le costaba hablar, le angustiaba notar que la mala hierba continuaba creciendo en todas direcciones, haciéndose más negra que el carbón. -¡Détente!- Ordenó al notar que las preciosas flores de aquel bello paraje eran devoradas por la aberración de magia oscura que Tomoe había creado. -Vas... vas a dañar a Dalia ¿Comprendes?-

-Eso lo sé... y no me preocupa- Continuó acariciando el pecho entre sus manos, con aquella expresión verdaderamente enloquecida de lujuria. -Shizuru ha tenido todo el tiempo del mundo para escoger y aun así elige a esa draconiana, cuando su gente mató a nuestra amada Irial- Reprochó Tomoe aun sobre su idolatrada princesa. -¿Es eso justo?- Temblaba de ira a la par que volvía a atacar el cuello de la princesa, como si deseara despertar su inexistente deseo.

-Me gustaría carbonizar a los responsables... pero eso tú lo hiciste ya por mí, Tomoe, no me dejaste una venganza- Musitó Shizuru, con la mirada perdida en el cielo nocturno, donde la luna comenzaba a ceder terreno a la luz del día. -Apártate, te aseguro que no quiero herirte más de lo necesario-

-No... no me iré hasta tenerte...- Dijo desabrochando el cinto de la hermosa mujer bajo su cuerpo, movió la Gregoris a un lado, cortó la tela vendada que cubría aquella piel sagrada y notó entonces que el turgente pecho de su amada princesa se exponía gloriosamente a la vista, pero también contempló el collar de la guerrera herbal en su cuello y se mordió el labio con culpa. -Yo... yo te amo, Shizuru- Lo dijo con suplica mientras el llanto brotaba de sus ojos violáceos. -Aunque nunca sientas igual que yo...- Apoyó la frente en el tibio pecho. -Si este sentimiento es la causa de tu propia agonía, entonces déjalo atrás... a ella, a todos- Suspiró y se irguió aún a horcajadas sobre las caderas de la peli ocre.

Había pasado el tiempo suficiente, ya su propia esencia deshacía de la toxina. -Lo lamento... no puedo dejar que hagas esto, Tomoe- Con su mano desnuda Shizuru retiró la hidra paralizante de su torso, aun sin preocuparse de las espinas que cortaban la piel de sus palmas. -Deberías saber... que un veneno de plantas no persiste tanto tiempo dentro de mí-

-Lo sé... así que, te liberaré de la promesa que le hiciste a Irial mientras todavía pueda...- La pelos disparejos tomó el collar del cuello de la castaña, y se apartó de ella tomando para sí una prudente distancia.

El iris escarlata tembló. -No... ¿Qué haces? ¡Devuelvelo!- La expresión de Shizuru se llenó de temor al ver que la chica murmuraba algo frente a la joya que tanto atesoraba, una bruma negra cubrió la cadenilla y se deslizó hasta llegar al dije mientras los blancos atuendos de la sacerdotisa se manchaban de un moho verdoso y azulado, hasta hacerse negro.

La movilidad apenas retornaba, no tenía tiempo que perder, así que convocó otro estado de Vitae. -¡Ignis!- Gritó la portadora de la Diosa ante las circunstancias. Una llamarada se desprendió de su cuerpo deshaciendo las hiedras hasta convertirlas en cenizas. Shizuru se puso de pie y aún envuelta en llamas se acercó a Tomoe para retirar la cadena de su mano, sin embargo, todo lo que halló fue una roca descolorida y fisurada, que al más mínimo contacto con la piel nívea se hizo polvo. -No... Irial- Musitó con dolor al ver los restos deslizarse por sus dedos.

La iracunda princesa tomó la muñeca de la dama sin consumirla por su fuego, pero todo en lo que podía pensar Tomoe, era en lo portentosa que lucía, aún si desataba el infierno y como un demonio rojo que se acerca para destrozarlo todo, hasta su Animus, continuaba mirándola como a alguien excepcional, la castaña rasgó las vestiduras purulentas de Margueritte con dagas de flama azulina hasta dejarla cubierta apenas por las prendas interiores y con algunos tenues cortes que le hizo como castigo.

Sangría y violeta se encontraron, la Fujino tenía su Gregoris completamente abierto, pero no se preocupaba por la desnudez de su torso, ni la exposición de su ropa interior, el fuego continuaba quemando cada espacio alrededor de ambas, las flores se extinguieron junto a la ponzoñosa enredadera de Dalia. Para Tomoe era como estar en un mundo aparte con la persona que más atesoraba, pero no duraría para siempre ¿Verdad? Sobre todo, si esos rubíes la miraban con tanta ira contenida.

Así fue cuando la castaña soltó su mano y la empujó. Cayó de sentón sobre la tierra calcinada, tan expuesta ante aquellos ojos de fuego. Desde su lastimera posición, Margueritte continuó llorando silenciosamente. -Yo te veo igual que todos ¿Verdad? Sigues siendo tan importante para hacer que no tema faltar a todo lo que creo por ti... pero no puedo aceptar que su alteza no sea feliz por causa de nuestra familia, aún si es mi propia hermana ese obstáculo-

-No tenías derecho...- La castaña acomodó su Gregoris y volvió a usar su cinturón dorado con aquel rubí en el centro. -Yo puedo atesorar lo que desee, creer en lo que quiera...- Sangre líquida eran esos iris, tan altiva con un porte de reina, sus largos cabellos siendo agitados por el aire caliente que arremolinaba a su alrededor debido al poder de Ignis, el tercer estado de Vitae.

-Un recuerdo que ha sido mi mayor tormento y el suyo, sin un sacramental ese enlace está roto...- Tomoe comenzó a reírse, como si respirara un nuevo aire de libertad, había destrozado el collar que bendijo tantos años atrás, había roto el acto que la había condenado a sufrir cada día de allí en adelante. -Somos libres, Alteza... había estado tan arrepentida de unirlas- Sonrió con alivio, la de violáceo mirar estaba tan contenta, había soltado cargas tan pesadas de sus hombros. -Pero era mi hermana después de todo...-

-¿Perdiste el juicio? Primero cometes actos de alta traición, intentaste tomar lo que no te fue concedido, casi... casi te marcas con la huella de la oscuridad ¡¿Imaginas el predicamento en el que me pones?!- Lo último lo decía con preocupación, el iris escarlata buscaba sobre la piel expuesta de Tomoe, pero no hallaba la marca de la vergüenza, incluso miraba la figura del elemental de enredadera que era Dalia a su espalda, afortunadamente no había cruzado por completo la línea.

Tomoe sonrió al notar la preocupación de la castaña, se abochornaba de sus actos más recientes, tenía tantas emociones atrapadas dentro de sí, que estaba segura de haber perdido la cordura antes. Pero eso le había dado el valor para enfrentar a la mujer más poderosa de la nación Élide. -Era la única forma...- Suspiró largamente, luego se postró ante la futura Reina. -... Verte siempre pensando en ella ha sido insoportable, aunque esa draconiana no merezca absolutamente nada de ti, aunque yo no tuviera una oportunidad nunca, ya no soportaba esta situación, la culpa acabará conmigo-

-¿Culpa?- Shizuru levantó una de sus castañas cejas mientras se cruzaba de brazos. -Dame una buena razón para no destruirte, aquí y ahora-

-Si lo hubieras querido, pudiste hacerlo cuando estaba sobre ti...- La de pelos disparejos recordaba el temible poder de la princesa, ella había reducido a cenizas el lugar donde Irial murió. -Irial me hizo prometerlo, lo que diría cuando leyera su vínculo ante ti-

El rostro de Shizuru se hizo frío, tratando de no interpretar esas palabras... -Habla... o perecerás bajo el fuego que purifica- Una flama azul se formó en su mano, mientras el sol comenzaba a salir tras la montaña iluminándola por completo.

-Podrás juzgarme después... pero entenderás que mi egoísmo ha sido mucho menor que el de ella, porque yo la marque como tu Filum Fatum, sin que lo fuera... solo por verte feliz, Alteza-

La llama azul se apagó lentamente en la palma sangrante de la castaña, sus ojos oscurecieron como sí un abismo se formara de la nada dentro de ella, cayó abatida y de rodillas a unos cuantos pasos de Tomoe. -No... no es posible, hiciste el ritual frente a mí ¿Cómo podrías engañarme? ¡Vi la tonalidad de nuestro enlace!-

-Conjuré una ilusión, fue la primera vez que violé mis votos...- Confesó la morena desviando la mirada a un lado. -Ciertamente se amaban, pero... el hilo no era escarlata-

-No hace que sienta menos dolor, ni siquiera podría creerlo... ¿Por qué hacerme esto? ¿Sabes cuán desgraciada me he sentido este tiempo?- Reprochó Shizuru tomando a la sacerdotisa por los hombros. -¿Qué pude haber hecho para que me traicionaran así? ¡¿Por qué Irial?! ¿Por qué?-

Aún sin atreverse a mirar los orbes rubíes la menor contestó. -Cuando cumplieras la edad propicia, la desposarías... ella sería Reina junto a ti, no ha habido un Herba en el trono desde hace siglos, era lo que los líderes querían, lo que nuestros padres exigieron y ya que tu mostraste interés en ella-

Silenciosas lágrimas emergieron de los iris sangría mientras el rostro de Shizuru se mantenía pétreo. -Aún así, no soy cualquier persona... Margueritte, haz confesado actos de alta traición-

-Ya no tienes ataduras gracias a mí... ya no es tan perfecta, ni tan sincera ¿Verdad? ¿No podrías no amarla y ya?- Murmuró esperanzada la sacerdotisa.

Shizuru negó con la cabeza. -Los vínculos no dependen de objetos- Se puso de pie, elevó la mirada hacia el cielo haciendo un esfuerzo sobrehumano por componer una fachada serena en su faz. Al ver de nuevo los ojos violetas, casi pudo recordar a la perfección el rostro de alguien más, pero esta vez no tuvo la necesidad de llorar o de huir. -No quiero verte de nuevo en mi presencia, nunca más... te perdono la vida y nadie sabrá de los deshonrosos actos de los Margueritte y la casta Herba, más no pruebes la extensión de mi piadoso actuar, porque si vuelves a acercarte a mí o alguien estimable para mí, entonces olvidaré que eres su hermana o que fuiste mi amiga-

-¿Por qué lo haces por ella? ¿A pesar de todo?- Tomoe no podía creer que solo por ser como siempre alguien cercana a Irial, sería perdonada.

-Supongo que es la respuesta más simple de todas... mis sentimientos eran sinceros, yo lo creí así y pude sentir eso en su mirada, como hayan empezado las cosas no importa ahora, porque ella murió y eso es una circunstancia ineludible. No voy a manchar más su memoria, pero ya no quiero saber nada más de ustedes...- El fuego se extinguió por completo, la brisa matutina refrescó el ambiente o simplemente la joven heredera volvió al tercer estado de Vitae.

El revuelo había sin duda causado el suficiente ruido para atraer a los guerreros Herba a la morada de los nobles Margueritte, sorprendidos yacieron los mismos al ver a su joven princesa de pie, junto a una sacerdotisa semidesnuda, llena de hollín que para nada recordaba a la altiva sacerdotisa del templo principal de Aurus. -Apártenla de mi vista...- Ordenó la castaña señalando a Tomoe, para no dejar lugar a dudas. -Llévenla con sus padres y digan esto en mi nombre... por edicto real, yo Shizuru Fujino declaro que a la señorita Tomoe Margueritte le serán retirados sus privilegios como sacerdotisa en jefe del templo, de mismo modo que retiro su privilegio de voto en la quinta casa, por motivo de haberme agredido físicamente en medio de una desavenencia y...- La castaña calló abruptamente su discurso, sí se atrevía a mencionar el uso de magia oscura en las manos de aquella tonta mujer, sería desterrada y ni siquiera ella podría intervenir. -Espero que esto te permita reflexionar sobre tus errores... Margueritte-

-Como ordene, su alteza- Akane Higurashi inclinó a su cabeza como muestra de obediencia, con un mudo ademán de sus manos, indicó a su escuadra el tomar de los brazos a Tomoe, la cual no objeto absolutamente nada.

La de violáceo mirar, apenas y levantó la cabeza para ver por vez última a Shizuru, quien mantenía la compostura por muy poco. -Gracias... Alteza- Musitó antes de ser prácticamente arrastrada al interior de la casa de sus padres.

Akane quien conocía a su princesa desde la más tierna infancia se mantuvo de pie junto a ella. -¿Estás bien?- Preguntó al encontrarse a solas, era un silencioso pacto. Podía llamarla sin tantos formalismos en la ausencia de otros oficiales de la guardia.

-Lo estaré, gracias por tu preocupación querida Akane-

La castaña quiso refutar algo viendo la magnitud de aquella tristeza en los ojos rojizos que casi siempre miraban ladina y juguetonamente el mundo, pero se abstuvo, cuando notó las gotas de sangre que resbalaban de la mano de su futura Reina, angustiada convocó a su elemental llamado Harry y del suelo hizo brotar Algas de Mello, una planta que era usada como venda curativa. La guerrera plantó su rodilla en la tierra carbonizada por el fuego y con suma devoción procuró brindar los debidos cuidados a la herida de la Fujino. Desde esa posición Akane notó otras magulladuras, incluso manchas negras de tierra y una mancha tenuemente disimulada por el Gregoris de aquel vivo color escarlata, pese a todo, su princesa se miraba hermosa como siempre, como si no hubiera pasado nada.

Shizuru mantuvo la vista perdida en el distante castillo de su familia, sabía que allí estarían sus padres dialogando acerca de su futuro, decidiendo de manera definitiva el sendero que habría de recorrer por el resto de su vida. -¿Dónde estás Natsuki?- Susurró distraídamente.

-Sí Tomoe le ha herido en semejante forma... yo misma le daré su merecido- Musitó Akane presa de una ira incontenible, mientras se ponía de pie y cubría las demás heridas de la Fujino de la manera más gentil posible.

-Ella ya tiene un justo castigo... “Sí es que tiene, aunque sea un poco de consciencia”-

La castaña menor no opinaba igual. -Atentar contra usted es...-

-Es atacar a la diosa, lo sé...-

-Yo, no quise insinuar eso Alteza, usted es valiosa para todos nosotros por quien es... es mi, mi amiga en primer lugar- Admitió sonrojada.

Una genuina sonrisa nació en su faz. -No pasa nada Akane, vamos al castillo...- En cuanto Shizuru pronunció esas palabras, pudo sentir en la distancia el sonido de madera rompiéndose e incluso un breve temblor bajo sus pies. Volvió la vista hacía el lugar de donde provenía semejante estruendo y con preocupación recordó la ceremonia del presente día, la inserción del madero de Tule en la base Terra. -Akane...- Le tendió la mano a la guerrera y esta se sujetó de ella mientras de la aparente nada bajo sus pies, se formaba una magnífica ave de verde y dorado plumaje, la cual se elevó sobre los cielos con dirección de la plaza principal.

Para cuando la Shizuru arribó a la plaza y fue avistada por sus súbditos, recibió aclamaciones a viva voz, la castaña ignoraba el motivo de aquella efervescencia, pero cuando llegó al suelo con la duda en sus ojos, una anciana se acercó a su princesa para llenarla de bendiciones. -Oh, alteza... cuanto agradecer, las marcas de los reyes del pasado se ven mejor que nunca...-

-Yo no...-

-El madero se rompió y nuestra futura Reina lo devolvió a la vida... Inclínense... ¡Inclínense en presencia de la Diosa!- Dijo otro con voz más fuerte haciéndose sentir sobre la multitud de murmullos y susurros.

-¡Rindan Tributo a Vitae! ¡Rindan Tributo a la Princesa Fujino!- Gritaron a coro los otros, sin que la castaña se sintiera digna de tantas atenciones, más no podía hacerse oír entre la multitud para decir lo que en primera instancia no tenía claro que había pasado. Los Élide comenzaron a realizar una venía masiva en la plaza, cuando una voz ruda se elevó entre las otras hasta hacerse oír.

-¡Es una falacia!...- Gritó un Tempuriano indignado. -Solo la Tempus puede retornar al pasado para deshacer un daño semejante...-

-¿Insinúas que nuestra princesa es menos poderosa?- Reclamó otro dispuesto a luchar por el honor de la idolatrada dama. -¿O que mentiría?- Añadió el otro.

-Claramente la Reina Kuga es más poderosa- Dijo el más alto de aquellos hombres, vestido con un Draco Flake rojo. -Fuerte y Valiente.... ella ya ha matado a mil con sus propias manos- Apuntó otro de los Tempuria allí reunidos.

-Nuestra princesa a vencido a diez mil- Refutó un Élide bastante indignado.

Apenas un altercado verbal fue suficiente para que las gentes de Tempuria y Élide comenzaran a intercambiar golpes. Para Shizuru era definitivamente un mal día, tratar de negociar con dos grupos tan opuestos, quienes claramente solo estaban buscando la más mínima excusa para iniciar un conflicto del tipo bélico, no resultaría ser una cosa fácil. Los ojos rojizos contemplaron como la pelea de unos pocos se expandía a lo largo de toda la plaza, con una mayoría Élide debido a las tradiciones del día que corría, sin embargo, de los puños pasaron a las espadas y de las espadas a los elementales y dragones. Akane por su parte se aseguraba con la ayuda de Harry, de evitar que cualquier insensato tuviera la pésima idea de acercarse a su protegida.

Shizuru parecía perdida en sus cavilaciones, mientras veía a los partidarios de cada nación, luchar más allá de la razón o el sentido común, las pasiones y la historia que arrastraban tras de sí los Tempuria y los Élide, no serían borrados con facilidad, puesto que sus instintos les gritaban pelear, del mismo modo que Ella y Natsuki lo había hecho desde el momento de conocerse. La de sangría mirar suspiró largamente, mirando en cada lugar el choque de fuerzas, las espléndidas criaturas que tanto le habían interesado, esos dragones entrando en fiera lucha contra sus leales, los queridos Elementales, esa contemplación se hacía dolorosa con cada segundo, no solo para su propio ser pensante, sino también para la criatura arcana de la cual era portadora.

-¡Princesa! Debemos irnos- Gritaba la chica peleando ya con un par de Tempuria que se adelantaban en su contra.

La Fujino hizo caso omiso de las palabras de su leal guardiana, se elevó a 5 metros de altura, de pie sobre la espléndida ave. -Basta... dejen de pelear- Ordenó con voz gentil, mas nadie hizo caso de ella, ni siquiera sus propios súbditos, así se mordió los labios y frunció el ceño.

Shizuru demostró por fin lo que significaba ser escogida por la diosa, con la habilidad del viento en sus manos, proyectó su propia voz en los oídos de todos y cada uno de los asistentes. -¡Basta he dicho!- Con un solo movimientos de sus brazos cruzados frente a su pecho hacia afuera, una onda de energía pura se dispersó en todas direcciones, los 4 elementos que la joven Vitae dominaba, actuaron autónomamente como si decenas de elementales sin dueño surgieran de la nada, murallas de fuego mitigaron las bocanadas de hielo que arrojaban los dragones sobre algunos de los Élide, capullos de tierra cubrieron a los dragones que hubieran caído a tierra lastimados junto con sus propietarios, el agua apagaba los incendios que se habían iniciado en todo lugar, corrientes de aire empujaban en direcciones opuestas a los contendientes, los señores Animalium perdieron potestad sobre sus bestias, del mismo modo que los Herba no pudieron producir una hiedra más, así como enredaderas se formaron en derredor de aquellos que a falta de elementales y dragones para continuar su contienda, intentaban por la fuerza de los golpes persistir en sus ideas, estelas de luz cegaron temporalmente la vista de algunos testarudos y tornados de fuego mantuvieron distancias entre otros tantos, quedaron así los débiles a salvo, los fuertes amedrentados y los combatientes separados.

Cuando se hizo al fin silencio todas las miradas estuvieron puestas sobre la futura Reina de las dos naciones, pues todos escucharon la voz que hermosa pero firme los había obligado a detenerse. Shizuru tomó entonces la oportunidad para dirigirse los allí reunidos, serenó su respiración e inundó una vez más con sus sabias palabras todo el lugar, llegando a cada quien como un susurro gentil. -Por favor.... guarden la calma, admiro la lealtad de todos a sus ideales y a la herencia que cada cultura ha grabado en sus corazones, sin embargo, divididos entre nosotros estamos destinados a la extinción, unidos es de la única forma que podremos sobrevivir, el modo en el que seremos una civilización mejor- Habiendo atraído una genuina atención de todos los presentes quienes guardaron un silencio sepulcral, Shizuru guió intencionalmente al precioso pájaro verde que era la manifestación de vitae hasta yacer apenas a un metro y medio de altura sobre el suelo, como un acto de humildad e igualdad, era esa la sensación que deseaba transmitir. -Es cierto que yo no hice las proezas que cantan en mi nombre, Natsuki Kuga, mi prometida... es quien merece todo el crédito- Los Tempuria que alegaban aquel punto sonrieron victoriosos, hasta la ocasión en la que la castaña continuó su discurso. -Pero... ¿Por qué preferiríamos herirnos mutuamente? ¡Tenemos un enemigo a las puertas de nuestras murallas! ¡A los pies de nuestra ciudad flotante! Descargáremos sobre los Reptilian nuestra ira, ya que por ellos nos recluimos para mantener a nuestras familias a salvo...- Recordó a los Élide que a causa de aquellos reptiles seres estaban prácticamente encerrados en una caja de cristal, esa no era la vida libre que todo ser tendría el derecho a vivir.

La dama escarlata miró intensamente a los draconianos, ahora recordaba y comprendía las palabras de Natsuki, el sufrimiento que escondían sus tristes ojos esmeralda... notó entre los presentes que no había niños Tempuria, entendió entonces el dolor de los hombres y las mujeres de aquel pueblo, como negarle a una familia la dicha más grande venida de las risas infantiles de los más pequeños, con razón estaban amargados. ¿Y si no pudieran tener hijos las dos? La idea descompuso su expresión y sus ojos se llenaron de una ira jamás atisbada. -Fueron... fuimos desterrados y perdimos a personas amadas, pero sólo cuando los asesinos de nuestros hijos no natos caigan, podremos ver otra vez una luz de esperanza como ninguna otra... porque les juro que cuando esto acabe se llenaran nuestras casas de cunas y de risas de infantes- La voz de Shizuru aún continuaba extendiéndose a cada persona en todo el lugar, el llanto acudió a los ojos de varios, los rudos Tempurianos tenían un corazón después de todo. La castaña esperaba con anhelo que Natsuki pudiera oírla, pero algo le decía el instinto que sí ella no había intervenido se debía a que ya no estaba entre los presentes. -Mi fuerza no es inferior a la de la joven Tempus, pues Vitae es la deidad que guarda de mí y de ustedes, mi poder es simplemente de un diferente tipo... se confrontan molestos ante la idea de ver quien es más y quien menos, cuando olvidan que somos hermanos, la vida no existe solo para los Elide, ni el tiempo solo para los Tempuria... Amigos de los dragones, tomen ejemplo de su Reina quien se preocupa de ayudar a sus hermanos Élide restableciendo el madero de tule, hijos de Aurus, tomen ejemplo de mí, que sufro al verlos herirse mutuamente y quiero protegerlos a todos, sin importar cuál sea su origen... Natsuki y yo seremos una, y todos seremos más que Elides o Tempurianos... tendremos un nuevo nombre como una sola nación...- Aquel intenso mirar borgoña, el viento agitando sus cabellos, yaciendo a la vista de todos e irradiando paz con su singular presencia. -Den la mano a quien esté a su lado, ya no importa de dónde venimos, importa que estamos juntos, de hoy en más somos Etelios, los que viven durante un momento eterno, somos tan inmortales como nuestros actos honorables serán recordados cuando no estemos, es nuestra valía la que determine quiénes seremos... así que arreglemos los daños que hicimos en un momento de ira y levantemos los escombros, ayudemos a los heridos, hagamos de este un lugar seguro para todos, porque al llegar la noche danzaré para todos como una muestra de agradecimiento y adoración a nuestros dioses, bailaré para Vitae y Chronos, con el brillo de la luna sobre mí-

Las palabras de Shizuru habían alcanzado a demasiadas personas, tocado los corazones más fríos, las miradas orgullosas se volvieron humildes y otras tantas se llenaron de admiración, porque la castaña se puso al mismo nivel de todos para comenzar la reconstrucción. No hicieron falta más que un par de horas para dejar el lugar en la disposición para continuar con las costumbres estimadas para ese día, la joven princesa sonrió al ver que con la ayuda y habilidades únicas de cada hombre o mujer habían alcanzado su meta en bastante menos tiempo del necesario para una empresa como esa y no solo eso, ahora la plaza tenía un toque especial, una mezcla de los estilos de ambas naciones. No había mentido al decir que juntos eran mejores, entonces... ¿Sería mejor junto a la Reina Tempuria? No evitó pensar en esa hermosa morena ojos esmeraldas que había torturado su pensamiento toda la noche, ahora siempre que veía una Draco Flake comprendía que sólo la blanca prenda le pertenecía a esa terca, pero portentosa mujer.

Shizuru vió venir a su leal protectora, se puso de pie tras un breve descanso. -Akane... ¿Falta mucho para que los alimentos que solicité lleguen aquí? No quiero que mi gente pase hambre esta tarde- Dijo mirando de soslayo a las personas que tomaban un descanso y bebían algo de agua de sus cantimploras, sonrió al ver que los Tempuria compartían su agua con los Élide y estos a su vez habían tratado a todos los heridos, velaban sin distinciones por el bienestar mutuo, compartían fruta, lo mucho o lo poco que llevaban consigo por motivo del evento que sería la inserción de madero de Tule en la base terra.

-Ya vienen, alteza... será un gran festín- La morena respiró con algo de agitación, había recorrido una distancia enorme en poco tiempo para hacer la logística no solo de la comida, sino además de los materiales de la reconstrucción. -Algo improvisado, pero en cuanto relaté los hechos a sus padres, le aseguro que sus rostros no pudieron esconder su sorpresa, los reyes estarán aquí con las viandas para todos-

-Entonces debería irme...- Shizuru quiso dar la vuelta en dirección del castillo, pero la castaña de ojos miel y cortos cabellos sostuvo su muñeca cuidado no lastimar las heridas de la mano de su querida princesa.

-¿Por qué lo dice? La mayoría de las personas que están aquí, usted se ha ganado su respeto, igual que Kuga... es un gran avance hacia la paz-

-Justamente por eso Akane, no quiero arruinarlo... pero cada vez que veo a Natsuki, de mi boca no salen más que estupideces, eso hasta yo lo sé- Admitió con vergüenza la de preciosa melena ocre.

-¿Te gusta ella?- Preguntó con suavidad la guerrera Herba, no quería indisponer a la heredera, pero era una idea que se arraigó más en el tiempo que vió el comportamiento de su amiga de la infancia.

-No...- Shizuru dijo aquello casi automáticamente, luego suspiró al notar su extendida necesidad de ocultar la realidad. -Sí, me atrae... no estoy ciega para saber que una mujer en verdad hermosa-

-Lo es... pero la belleza no significa nada con el tiempo, solo te vi tan afectada por alguien hace tiempo y...-

-No hables de ella, te lo pido... no hoy, no ahora...-

-¿Tiene algo que ver con tu discusión con Margueritte?- Akane no era tonta, estaba segura que aquella mujer de pelos disparejos jamás se atrevería a tanto de no ser por una disputa relacionada con la fallecida capitana del escuadrón Herba.

-Un poco, si...- Shizuru quiso explicar sus circunstancias, pero se abstuvo con la llegada de la caravana real. Se puso de pie como dictan los cánones e hizo la debida reverencia ante el rey y la reina, curiosamente ahora este gesto lo repetían todos los asistentes en la plaza, acto que sorprendió a Kenji gratamente. Aquellos rubíes buscaron instintivamente la presencia de cierta persona junto a Tokiha y Minagi, sin embargo, se encontró apenas con sus solitarias presencias.

Lo demás se hizo superfluo, la joven Fujino se perdió en sus recuerdos, asimilando por fin el contenido de los decires de Tomoe, cada palabra y cada tierno momento vivido junto Irial ahora sabía a traición. Yació así, tan perdida en sus elucubraciones menos alegres, que no hizo caso de su padre afirmando que su boda sería al atardecer del día siguiente, o que en memoria de los lazos ahora permanentes entre las dos naciones se realizaría un evento en el que tanto Tempuria como Elides podrían participar sin la presencia de sus elementales ni dragones como muestra de igualdad, en la prueba sortearían una serie retos físicos y de agilidad mental, de destreza en las artes del combate, en la cual el ganador será premiado con creces.

-Un cofre lleno de monedas de oro, una medalla que le recuerde a otros el valor de su proeza y antes de que mi hija se case, solo por esta ocasión... una prenda de su indumentaria y un beso de sus labios- Ofertó el Rey, un conjunto de aplausos y apabullantes silbidos llenó el lugar. Kenji había pensado en alentar la participación de miembros de las dos naciones, sabía por la bella Mai que los Tempuria no pensaban en el oro como el objeto de tantos esfuerzos, pero sí el reconocimiento público y la belleza de una mujer tan deseada como Shizuru, hacía imposible que la contienda tuviese pocos participantes.

Un beso, esa parte sí que la escuchó, pero no tenía ánimos para siquiera enojarse con su padre, mira que ponerle precio al valor de su afecto. -Todos piensan lo mismo- Susurró manteniendo la vista sobre el alga curativa que cubría la herida en su mano, ese era el recordatorio de que incluso los más pacíficos, los Herba, habían sido capaces de usar sus sentimientos en su propio beneficio y que la persona que más había amado en su vida había accedido a ese cruel juego. Tal vez, nadie contó con el hecho que Irial moriría o que la guerra se extendería más allá de lo tolerable, por lo que su esposa sería finalmente la persona menos pensada. Natsuki Kuga, reina de la ciudad flotante... Shizuru sonrió amargamente, de no ser por Kuga hubiese vivido engañada toda su vida.


Después de aquel festín y un razonable receso de una hora el Rey anunció el principio de la contienda, solicitando a los participantes ocupar la sección noroeste de Aurus para tales fines. En todo ese tiempo la prometida de la castaña no hizo acto de presencia y una disgustada Shizuru se mantuvo en silencio mientras las banales conversaciones sobre los acuerdos, la boda, los rituales y demás se escuchaban como zumbidos a su alrededor. La joven heredera viajó junto a sus padres al lugar que los sirvientes de la corona prepararon para las justas, una vez allí la de sangría mirar apreció el gran número de concursantes que ansiaban obtener de ella un breve momento de goce, se sorprendió de ver un gran número de Tempuria entre los participantes. No imaginaba ser tan popular entre los miembros de la otra nación, ya que en teoría y hasta hace unas horas, los hijos de Chronos detestaban profundamente a Élide y todo lo que los representara, ella incluida. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Cristalsif - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

26 comentarios:

  1. Gracias por continuar la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lento pero seguro jejeje. Gracias a ti por leer.

      Eliminar
  2. Hasta que por fin llego la continuacion me dejo feliz...no sé porque detesto a tomoe es peor que un dolor de muelas grrrrrrrr. Pasando a lo importante entendi que despues de la boda se iran directo a la gran batalla �� no tendran una noche de bodas?. Simplemente queda esperar
    Gracias por deleitarnos con esta historia
    Con admiracion y cariño
    Maria Rene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje no voy a responder la pregunta porque es Spoiler, sin embargo ten presente que es la boda de dos coronas enemistadas durante siglos, algún tiempo se van a tomar, si no se ha notado los Elide y los Tempuria se confian bastante del ovoide que es el escudo que protege las fronteras de Helios y Aurus.

      Muchas gracias por leer.

      Eliminar
  3. No os satanizar a tomoe gracias a ella shiz abrio los ojos y dejara la amargua y el vacio en su corazon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es que pensé en ella de esa manera. De hecho me parece que pagó por anticipado sus acciones de este capitulo. No hay que retirar toda la responsabilidad pero si tener presente unos detalle. Amas-te obsesiona una persona, esa persona se enamora de tu hermana, no sabes porque la prefiere a ella si son gemelas, idénticas. Como tiene interés en tu hermana, la familia se abalanza sobre la posibilidad de implicar compromiso rapidamente. Te piden que enlaces a tu hermana y a la chica que te gusta, lo haces, lo toleras... hasta ahí todo bien, pero tu hermana fallece (estan en una guerra) y ver a la persona amada, lejos de ti, además de viuda una vida entera pensando que perdió a su alma gemela pues... muy triste verdad? Desde esta postura, ella a pesar de perder la cabeza para querer tener al menos un momento en la cama de esa persona soñada, hace algo bastante difícil para lavar las culpas. Confesar la verdad, lo cual no solo le augura un pésimo destino, sino también la distancia permanente del objeto de su afecto, si no además ganarse de enemigos a los que traicionó, lideres de su propia casta, con su mini gobierno interno. Se ha jodido bastante Tomoe a si misma por decir la verdad. Con todo eso Shizuru fue piadosa sabiendo eso, incluso le quita la voz y el voto, osea que literalmente la deja a merced de las arpias de su propia casa. No es tan facil.

      jeje gracias por leer y opinar. Abrazos

      Eliminar
  4. Que bien!!! gracias por el nuevo capitulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo gusto querida Puka159, me alegra que te gustara.

      Abrazos

      Eliminar
  5. Gracias por continuar la historia. Admiró profundamente tu forma de escribir, Es un verdadero placer leerte. Feliz semana. (Oh hasta que vuelvas a publicar)

    ResponderEliminar
  6. Perdone mi ignorancia pero queria saber el significado de tempus vitae para enteder mejor la historia. Espero sea respondida mi inquietud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, antes que nada, muchas gracias por leer. Me alegra mucho que te guste, eso me saca una sonrisa. Y no digas que es ignorancia, realmente son palabras que las personas no tienen por qué saber, porque no son del español. Son del Latín. jejeje

      A tu pregunta:

      Tempus significa literalmente Tiempo. Los Tempuria adoran fundamentalmente al dios del tiempo y el espacio, el cual es Chronos. Del mismo modo, Tempus, en los términos que se emplea dentro de la historia, es un título que tiene el depositario de ese poder. El poder sobre el tiempo y el espacio, es la manifestación de Chronos dentro de la persona que es Natsuki, básicamente ella de entre todos los Tempuria puede usar el tiempo y el espacio, solo porque tiene un fragmento de un dios dentro de ella, casi lo mismo que Shizuru, salvo que ella tiene a Vitae dentro y fuera de ella, puesto que es su elemental. Como tal esta habilidad de la cual apenas se está viendo cómo funciona, en pequeñas porciones, también determina el movimiento sobre el espacio, por eso Natsuki puede moverse de un lugar a otro en un suspiro, sin embargo simplemente aparecer en un lado la delataría ante la demás gente, por eso prefiere usar su Dragón. Eso sin mencionar que tendría que aparecer en un lugar donde esté segura que no hay un objeto ocupando ese espacio, es peligroso. Entonces Tempus es Tiempo, es una habilidad y es un título que heredan los reyes y reinas de Tempuria.

      Vitae, del mismo modo, traduce literalmente Vida, es el nombre de la Diosa que tiene ese poder, el cual se funda en 8 estados, las 8 cosas que se requieren para que exista la vida dentro de la cosmovisión del universo de la historia:

      1- Aer: Aire
      2- Aqua: Agua
      3- Ignis: Fuego
      4- Terra: Tierra
      5- Herba: Plantas
      6- Animalium: Fauna
      7- Luz Spectra: Luz Espectral
      8- Vitae Animus: Alma vital

      Cada estado es más complejo que el anterior, lo que significa que Shizuru tiene que hacer un gran esfuerzo físico y mental para controlar los estados, los más fáciles para ella son los elementos, a partir de Herba que es el dominio sobre las plantas, es que se tiene que esforzar más porque realmente son manifestaciones de Vida concretamente hecha.

      Por eso a lo largo de la historia se habla de Vitae, de los estados de vitae, si lo piensan es como si ella en sí misma fuera 8 deidades, según el estado que ocupa, tiene un nombre especifico. Que es el estado + raíz de su nombre principal, ejm: Aer Vitae, Ignis Vitae, Herba Vitae… etc

      Solo el 7mo estado, tiene un nombre diferente. Para su estado de Luz Espectral se llama Lunaris o Séptima Luna (El festival en el que se encuentran en este momento es en honor del estado de Luz Spectra)

      Del mismo modo que Natsuki, Shizuru es portadora de Vitae, por el hecho de que su elemental es un fragmento de la diosa. A diferencia de Natsuki (En Tempuria se nace con el fragmento del dios dentro, es decir, que es un poder que se hereda de padres a hijos), los que poseen a Vitae son escogidos por la deidad de entre los herederos al trono, nacer en la corona le brinda a la persona la posibilidad de ser escogido por la Diosa de la vida, pero no garantiza esa selección. Kenji que es el Rey, no fue escogido por Vitae de entre sus hermanos, lo que quiere decir que Vitae se saltó una generación completa, antes de escoger a Shizuru. Por eso Shizuru no solo es amada por su pueblo, es adorada por ser una sola con la Diosa.

      Dentro de la cosmogonía o idea del universo de la historia, hasta ahora solo se ha hablado de 3 Dioses en concreto. Chronos al que adoran los Tempuria, Vitae y sus 8 Estados a los que adoran los Élide y Lacrom dios de la muerte (a quien adoran y temen las dos naciones por igual). Lacrom y Vitae son gemelos opuestos, uno de la muerte y la otra de la Vida.

      Espero que esta explicación te haya sido de utilidad.

      Eliminar
    2. Agradecida infinitamente wooooow me dejaste sin habla con semejante aclaracion es simplemente magistral. Gracias por responderme e interactuar con nosotr@s ahora mas que nunca espero una actualizacion n.n

      Eliminar
    3. wow!! una explicacion increible!! Me enanta tu historia, la descubria ayer al ingresar a la pagina, vi la portadan y de una me atrajo (amo los dragones, que puedo decir xD) dure hasta las 6am, no podia parar, simplemente queria mas y mas, aun quiero mas... La explicacion a sido magistral, obvio es tu historia, pero lo que me parece tan increible es lo bien fundamentada que esta, tiene unas bases fabulosas de las cuales puedes sacar muchisimo. Escribes como autora de best seller, cosa no muy comun y dificil de encontrar, por ello estoy feliz de haberte encontrado a ti y a tu historia... Por fa continuala en cuanto puedas, nos haras muy felices!! Con cari#o una nueva fans ;D
      Por cierto, feliz navidad y prospero a#o 2017!!

      Eliminar
    4. Esta si que es una curiosa forma de sonrojar a una persona, jeje me arde la cara. Antes que nada te agradezco la lectura, espero de todo corazón que no fuera un inconveniente esa trasnochada jeje. Si te sirve de consuelo tengo otra historia fantástica llamada Danza Entre lobos, justo estoy en una gran disyuntiva, tengo que elegir que historia escribir si es que quiero cumplir mi promesa de publicar un cap antes de que acabe el año.

      Abrazos, de verdad gracias, tu valoración ha sido muy alegre para mi. Aquí estoy sonriendo.

      Eliminar
    5. oh! solo dije la verdad... No fue inconveniente, tranquila, solo pase todo el dia como zombie xD pero valio la pena. Voy a ser sincera, siempre he querido leer danza entre lobos (no sabia que tu eras la escritora tambien hasta unos comentarios abajo), pero generalmente cuando comienzo una historia que me llama tanto como esa me involucro demasiado con la historia y los personajes, y a veces me ha tocado que la dejan a medias o pasan muchos meses sin actualizar y eso de cierta forma genera ansiedad y/o tristeza, por eso me prometi leerla cuando terminaran de escribirla... no se que paso con tempus vitae, como te dijo me atrajo de una y no lo pude resistir! Tranquila, sin preciones, elige la que mas desees para actualizar, si te sirve de algo creo que deberia ser danza entre lobos que es la que tienes mas tiempo sin subir, nosotros podemos esperar un poquuito mas (pero no demasiado, por fa), pero como te dije lo que tu quieras sera excelente. Gracias por tu respuesta, generalmente no soy de las que escriben comentarios, pero senti que esta vez debia hacerlo! Prometo comenzar a leer danza entre lobos, de seguro sera tan buena como esta, gran imaginacion y gran escritura! Un abrazo y felices fiestas :D
      PD: comence a seguirte por wattpad y es mas probable que siga las historias por alli xD

      Eliminar
  7. Me ha encantado, espero con ansias la continuación

    ResponderEliminar
  8. Tengo en mende publicar otro de estos antes de que acabe el año jejeje. Espero que eso sea no durar tanto.

    Gracias por leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wiiiii para mi seria el mejor regalo de navidad. Y si tu corazon es piadozo podrias tambien publicar danza entre lobos seria un regalo de año nuevo ^^
      Gracias
      Maria Rene

      Eliminar
  9. Danza entre lobos x favor!!!! Muchísimas Gracias x el esfuerzo y el talento con Danza entre lobos ni puedo explicar lo q siento cuando la leo GRACIAS!! . Carmen

    ResponderEliminar
  10. Querida Cristalsif!!Es de admirar el talento que tenes para los escritos!!Sabes que sos una de mis escritoras favoritas?.Como no admirar semejante talento?!.
    Demas esta decir que cada capitulo que escribes me dejas volando en el mundo de Natsuki y Shizuru.Amo esta pareja en todas sus versiones.
    Espero con ansias los proximos capitulos!!
    Besos!!Mia de bsas.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida escritora no quiero presionar pero quiero saber para cuando va el capitulo?.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...