Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Dejalo Fluir - Elsky - 14

Capítulo 14
Ya cerca del auto, Bren abrió la puerta de copiloto y la dejo entrar, dio la vuelta acomodó la llave y antes de encender el auto preguntó:
-Que te parece si vamos a cenar? con eso de que anduve un poco atareada, no comí bien y ahora mismo me comería una pizza completa.
-Me parece bien, yo también tuve algo de actividad física y eso me ha sacado apetito, agregó pícara.
-Estoy empezando a conocerte y sé que después de cada encuentro te gusta comer, algún antojo en particular? Tomaba su mano y la besaba.

-Que tal comida Tai, conozco un lugar si te apetece claro.
-Mi gusto no es tan internacional, pero estoy abierta a conocerlo contigo.
-De acuerdo te diré por dónde, verás que te va a encantar.
Llegaron a un lugar muy lindo, poco iluminado, se acercó a la entrada y de inmediato un joven abrió la puerta de Tami tendiendo su mano para ayudarla a bajar y enseguida hacer lo mismo con Bren además de entregarle un ticket, entraron de la mano y acto seguido apareció el Hostess muy sonriente.
-Señorita Tamara que gusto nos da verla de nuevo, ha pasado algo tiempo desde la última vez que nos honró con su presencia.
-Lo sé, vendré más seguido lo prometo, Lawan te presentó a mi novia Brenda Castrejón.
-Es un placer tenerla entre nosotros señorita Castrejón, espero que su estancia sea muy placentera. ¿Mesa para dos?
Asintió Tami. Sólo nosotras, tendrás disponible la mesa de…
-Siempre disponible para usted, acompáñenme por favor.
El lugar estaba decorado con colores rojos, naranjas y marrones, con lámparas que iluminaban muy tenue, cortinas de gasa, pasaron cerca de un muro con un nicho dedicado a Buda, había inciensos y papel picado de colores. Siguieron hacia un pasillo, subieron algunos escalones y entraron a un área exclusiva, el marco de la enorme ventana era de madera resacada con figuras geométricas muy bien logradas, parecía ser antigua, las decoración era similar al área común, pero más personal muy romántico la mesa estaba cubierta con un mantel largo muy bello, las sillas eran de mimbre con un trabajo muy elaborado, de las paredes pendían unas lamparitas que apenas iluminaban el lugar, se podía ver a través de la ventana una fuente de pared que derramaba agua muy lentamente además de estar bellamente iluminada. Lawan retiro una silla permitiendo que Brenda tomara asiento y enseguida otra para Tami, después encendió las velas que había como centro de mesa, adornadas con algunas flores exóticas y el lugar cobró vida.
Tamí tomo su mano y le cerró un ojo. El joven se acercó a la ventana, presionó un interruptor el techo se deslizó permitiendo ver el cielo a través de un grueso cristal, la luna sería testigo de su velada.
-Desea sus platillos preferidos señorita Tamara?
-Hoy voy a dejar que me sorprendas, elige por nosotras pero que no sea abundante, pueden ser varios platillos ligeros, tú te encargas, ok?
-Será un placer para mí, saliendo del lugar.
-Tami esto es maravilloso.
-Qué bueno que te gusta, la comida te va a encantar; en eso entraba una joven con unos cocteles.
-Son a base de lima y kiwi, explicaba, que los disfruten.
-Te conocen muy bien, aquí trajiste a tus anteriores conquistas?
-Si me conocen Bren, pero porque soy socia y he venido con mamá, Alma, su marido, Lulú, Miguel y algunas pocas personas más, ninguna mujer que comparta mi corazón hasta hoy, besando su mano.
-Discúlpame amor, de repente me sentí celosa.
-No tienes porqué, tenemos poco de conocernos pero debes saber que ninguna mujer ha estado conmigo aquí, esto es muy mío, me explico? Debo decir que tuve una relación antes de ti, duró poco pero no suficiente para sentir que me robaba el aliento y compartir esto con ella.
-Y…hay alguien que te roba el aliento ahora?, bajo la mirada viendo sus manos entrelazadas.
Tami la apretó tiernamente para llamar su atención y cuando sus miradas se cruzaron le dijo en un susurro:
-No te has dado cuenta aún?, bajo la voz, sus ojos brillaban -…Me preocupa que a veces he olvidado respirar cuando te he visto dormir y aún despierta. Te robas mi atención y soy una nulidad para ordenar a mis pulmones que deben llenarse de oxígeno. Acercó un poco su silla para susurrarle con voz ronca: tú…tú eres quien roba mi aliento. Se acercó lo suficiente para rozar sus labios.
Brenda tomo su rostro y lo acarició, besando sus labios con ternura.
-Tamara… estoy enamorada perdidamente de ti. Y abría los labios para besarla con más intensidad. Se separó y buscó su mirada -Y si esto es un sueño no quiero jamás despertar, profundizo el beso.
-Estoy igual que tu mi amor, limpiaba la saliva que le había dejado debajo del labio. Me encanta tenerte a mi lado.
En eso entraron dos chicas una traía la bandeja y otra más comenzó a depositar los platos alrededor de la mesa, una vez colocados todos ambas se retiraron y entró Lawan.
-Aquí tienen ensalada de papaya somtam, Carne de ternera Massaman, unos camarones en salsa de coco, estas son unas brochetas de cerdo, pollo en curri verde y arroz blanco para acompañar. Acá he dejado licor dulce y una botella de vino espumoso. Espero que sean de su agrado y buen provecho, se retiro con una amplia sonrisa.
-Te gusta la comida?
-Es diferente pero deliciosa, asintió Brenda, siguieron platicando y coqueteando. Fue una cita romántica, mejor que si la hubieran planeado.
-Dónde quieres ir después hermosa? Pregunta Tami.
-Mmm todavía quieres hacer más, no estás cansada? Vio un ligero sonrojo cubrir su rostro, te he avergonzado querida? no fue mi intención, tomando su mano.
-Bueno tal vez, sería mejor…dejarte descansar por hoy y…y te llamo para quedar alguno de estos días, está bien para ti?
-Tamara mírame…no no está bien, ahora que regresaste no quiero separarme de ti, a menos que me eches no quiero irme de tu lado, así que tu casa o la mía, elige mi amor.
-Hazme saber si voy muy rápido, necesito que nos comuniquemos con claridad está bien? Sin malos entendidos y me gustaría ir si está bien para ti a tu casa, soltó sin aire.
-Entonces iremos a casa cariño.
Entrelazaron sus dedos y se dirigieron hacia la entrada.
-Tienes el ticket cariño? Ha sido una cena sensacional, y le entregaba a Lawan el ticket para el valet. Gracias por la elección de los platillos, prometo volver pronto, envía saludos a tu mujer de mi parte, cuándo termina sus estudios?.
-Le dará gusto saber que se acordó de ella. Todavía le falta un año, y Raylai está muy feliz en el colegio dónde la recomendó señorita, con sus cuatro años ya nos sorprende imagine cuando crezca más, le estamos muy agradecidos e inclinaba su cabeza.
-Es una pequeña muy inteligente Lawan, se lo merece.
-Mire ya está aquí su auto y se adelantaba para abrir la puerta, conduzca con cuidado señorita Brenda y mucho gusto.
El valet mantenía abierta la puerta para Brenda, quién le entregó una propina al jovencito.
Ya habían transcurrido un par de minutos manejando.
-Parece que eres algo así como madrina de Lawan, eh?
-Cuándo abrió el restaurant, buscamos personas originarias de Tailandia para que lo atendieran, así los conocí, son buenas personas después Paia su mujer, embaraza con riesgo de aborto, dejó sus estudios y les ayudamos fue todo. Ahora son muy buenos amigos, cuidan de mamá, viven con ella en una casita de huéspedes anexa.
-Ah!
-Qué?
-Había olvidado que tengo suegra! Y soltaba una risita.
-O sí que la tienes, espera a conocerla es todo un personaje.

Estuvieron el fin de semana conociéndose más, haciendo el amor, la puerta del departamento se abría para que entrara la comida que entregaba el repartidor. Brenda descubrió en Tamara que podía ser muy seria, tranquila pero la sorprendía lo apasionada que podía ser, muy inteligente y con sentido del humor, hogareña trataba de organizar un poco el desorden y se ocupaba de limpiar los restos de sus comidas.
Tami observó en Brenda que habla mucho cuando está emocionada o algo le motiva, que le gusta encontrarle lo positivo y la gracia a todas las cosas que le suceden, que sus carcajadas son espontáneas.

La mantenía abrazada respirando el olor natural de su cuello, acariciaba la cadera con la yema de sus dedos, para no despertarla quería permanecer tan cerca como fuera posible, se le nublaba la razón, no era posible que tan solo su aroma alterara su respiración sentía el contacto de sus nalgas en sus vientre, un calor muy suave la recorría hasta su centro, sentía la necesidad de auto estimularse atrayendo su redondo trasero ¿cuánto había pasado desde la última vez que la hizo suya? Sentía remordimiento ella dormía pero ardía en deseos, sólo la abrazaría e intentaría dormir, así se quedó un segundo, entonces sucedió, ella echa hacía atrás la cabeza.
-No puedes dormir querida?
-Lo intento corazón, besó su mejilla.
Brenda presionó hacía atrás su trasero y la oyó gemir, sonrió para sí, ella era la razón por la que no podía dormir. Volvió a mover las caderas y la escucho gemir de nuevo, los sonidos que salían de su boca la excitaron sintió una punzada en su sexo, Tami se incorporó sobre su codo atrajo su rostro y la beso ávidamente atrajo su mano para que abrazara su pierna, se enredaron entre beso y beso la mano de Bren buscó la entrepierna y la tocó, sus dedos se mojaron y esto la hizo gemir ahogadamente, sin permiso se deslizó dentro de ella estimulando su vulva y clítoris con la palma –mm si...cariño, Tamí se revolvía e iniciaba movimientos enérgicos montándose en su pierna,  con sus manos acariciaba su cara y cuello, sentía sus jugos mojándola lo que provocaba ese sonido característico al friccionar sus pieles, su boca había abandonado sus labios y ahora estaba prendida de su cuello chupaba y gemía sobre su piel, estaba sintiendo en la parte baja una avalancha de sensaciones, cerró los ojos porque ya no podía detenerse ni controlar sus convulsiones de placer sintió el brazo de Bren en su cintura que la mantenía pegada a ella ni siquiera podía abrir los ojos, su respiración era entrecortada, una corriente atravesó toda la extensión de su cuerpo –aaahhh!! y se dejó caer sobre su pecho jalando aire.

Acariciaba su espalda mientras escuchaba su respiración normalizarse hasta quedarse dormida. Era raro y maravillo hacerla responder así, había estado con otras pero nadie como ella, empezaba a amar que la despertara por la madrugada, a partir de mañana trataría de tomar una siesta por la tarde para seguirle el ritmo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Elsky - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

2 comentarios:

  1. Me encanta esta historia, cada vez se pone mejor. Saludos desde Colombia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...