Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

La Hija Del Diablo - Ve C - 56

Capítulo 56

Suspiro de la frustración. Estaba a punto de probar nuevamente los labios de Ari cuando a él se le ocurrió entrar en mi oficina.
-      ¿Qué quieres? –pregunto sin soltarla
-      Hablar contigo- responde él seriamente.
-      Eso ya me di cuenta pero de ¿Qué?
-      Sí, pero me gustaría hablar a solas contigo- Ella se suelta de mis brazos y me sonríe.
-      No te preocupes Agos, nosotras hablamos ahora más- dice depositando un beso en mi mejilla y saliendo de la oficina.
Ninguno de los dos décimos nada por un buen rato, pero como no tengo todo el día para perderlo con el decido romper el silencio entre los dos.

-      Damián será mejor que hables que tengo cosas que hacer.
-      Bien – responde parándose frente a mí – solo vine a pedirte de que hables con nuestro padre.
-      Y ¿de qué quieres que hable con él?- pregunto bastante desconcertada.
-      Con respecto al castigo por lo de hoy – dice bajando la mirada e intentando aparentar arrepentido – puedes pedirle que me lo baje, sé que tú puedes convencerlo.
-      ¿Por qué tendría que hacer eso?- respondo apoyándome en el escritorio y cruzando los brazos.
-      Porque soy tú hermano y tú no sabes lo que me espera.
Al escuchar eso me da ganas de reírme, ¿ahora se acuerda de la hermandad? Solo puedo morderme los labios y negar con la cabeza.
-      Si yo estuviera en tu lugar ¿harías eso por mí?
No sé para qué pregunto si ya se me la respuesta, él solo baja la cabeza y se queda en silencio.
-      No, no lo harías- continuo hablando – y además el castigo no creo que sea tanto, lo único que hará nuestro padre es sacarte la tarjeta, el auto y no podrás ver a ninguna de tus “amiguitas”.
-      Es que tu…- no dejo que termine de hablar.
-      Yo nada Damián, tienes que aprender hacerte cargo de tus actos, esa pelea ya estaba terminada y tu decidiste seguir y ni siquiera fue de frente-  digo y puedo ver en sus ojos la furia – ahora tienes que aceptar el castigo que ellos te den.
Me mira furioso y aprieta la mandíbula. No sé porque tanta rabia, si él se la busco, no sé por qué tanto miedo al dichoso castigo, al menos que entre todos le den una paliza cosa que realmente dudo.
-      Ya vas a necesitar que te ayude en algo- dice y ambos nos miramos sin apartar la mirada - ¿Qué hacía Ariana aquí?
-      ¿perdón? Lo que ella hacia acá, no te importa.
-      Solo te digo una cosa Agostina mantente alejada de ella. ella es mía- contesta de manera desafiante.
-      ¿en serio? – respondo riendo- no vi que en algún lado tuviera escrito “propiedad de Damián”. Y yo te digo que no voy apartarme de ella, solo porque tú lo digas.
-      Como siempre, tu queriendo todo lo mío.
-      Jajá ¿te estas escuchando? – no puedo evitar reír- la abofeteada que te dio padre te ha afectado el coco. No quiero nada tuyo y ella no es tuya.
Empieza a exasperarme con sus idioteces y más el pedirme que me aleje de Ari como si fuera su novio, cuando no es nada.  Tengo la sospecha que siempre que hablemos los dos o estemos juntos van a existir este tipo de discusiones.
-      Ya te avise- dice caminando rumbo a la puerta- después no digas que no y espero que te mantengas alejada de ella- antes de que pueda responder azota la puerta fuertemente.
Me llevo la mano a la cara y luego de esto suelto el aire que contuve hace unos momentos. Está muy mal mi hermano no sé qué quiere advertirme si sabe que no voy hacer lo que él me  diga, ni que le tuviera miedo para eso. De todo esto lo único bueno que ha salido es que tengo que tener cuidado con él, porque no sé de qué será capaz esta vez.
-      ¿Qué fue eso?- dice mi padre abriendo la puerta.
-      Tu hijo- respondo mirándolo.
-      ¿Cómo?
-      Que tu hijo cerro de esa forma la puerta.
-      Pendejo- puedo ver que está furioso pero no por lo de la puerta - ¿qué hacía aquí? – y esta vez sus ojos se posan en mi – debería estar castigado. Esos van a escucharme son unos inútiles.
-      Padre cálmate, te hará mal – la mirada que me lanza me da escalofríos así que prefiero callarme.
-      Te hice una pregunta y no me has respondido.
-      ¿Por qué no vas y se lo preguntas a él?- contesto con otra pregunta.
-      La pregunta te la hice a ti y quiero la respuesta.
No sé qué hacer primero porque no quiero ser cotilla y tener más problemas con Damián, quiero llevar la fiesta en paz, pero por cómo me está mirando mi padre creo que no me queda otra que decírselo, antes de ser yo la castigada. Además si Dam estuviera en mi lugar no dudaría en mandarme al frente.
-      Estuvo aquí por el tema del castigo.
-      Seguramente estaba queriendo que hables conmigo para que le reduzca su castigo- responde saliendo y alcanzo a escuchar lo último que dice- hacer eso lo único que logra es que le aumente su castigo.
                                           ****
Llego al edificio donde por ahora trabaja Uriel. Creo que la única decisión correcta de  estos últimos días es esta que he tomado ahora.
-      ¿Qué haces aquí?- dice Uriel que justo va saliendo de su oficina.
-      Vine hablar contigo.
-      Espérame dentro. Hago firmar estos papeles con Carlos y vuelvo contigo.
Hago lo que me ha pedido y la espero allí, puedo ver muchos papeles e incluso una caja. Al tener que irse de aquí, deberá dejar todo al día para Carlos puedas llevar los líos el, hasta que Luz se haga cargo porque estoy segura que cuando se reciba decidirá qué empresa manejar, eso es lo que decía siempre que primero tendría su título y después si vería que hacía.
Una pequeña foto del escritorio me llama la atención me acerco a mirarla y es un bebe pelirrojo como Uriel, no creo que sea él o ¿sí? Lo que se también es que no tiene familia, de todo el tiempo que ha estado con nosotras, siempre ha estado solo.
-      Y bien- dice entrando U, y sentándose frente a mí - ¿en qué puedo ayudarte?
En su rostro hay una sonrisa paternal, todo este tiempo se ha comportado con nosotras como si fuera nuestro padre  y yo que nunca conocí a mi padre le estoy agradecida que sea así con nosotras, aunque se viene que también es porque él tiene que guiarnos al ser un arcángel, bueno ahora lo hará conmigo una simple nefilim.
-      He tomado la decisión de irme contigo- suelto de repente – y tendrás que ayudarme con las últimas materias.
-      ¿está segura? No haces esto por ella ¿no? Sabes que voy ayudarte en todo lo que necesites.
-      De cierta manera sí, pero puedo asegurarte que de estas semanas es la mejor decisión que estoy tomando. Sé que lo harás U.
-      No quiero que vayas arrepentirte a último momento y agradezco que vengas a trabajar conmigo. Veras que te va a gustar conocer lugares nuevos, gente nueva, ojala tus amigas también vengan.
-      Yo también espero lo mismo, pero todavía tienen tiempo para decidir. Bueno yo solo quería decirte eso, porque no te veré hasta mañana.
-      ¿Por qué no?
-      Tengo clases mañana y tarde y cuando salga me quedare un rato en la biblioteca para empezar a buscar temas de las materias que tengo rendir.
-      Es cierto no voy a poder verte así, hagamos una cosa.
-      ¿Qué?
-      Vayamos almorzar juntos, ¿Qué dices?
Sonrió ante los gesto de su cara y salimos juntos de la oficina rumbo algún restaurant donde podamos disfrutar un buen rato del día largo que tenemos hoy y que durante dos meses lo tendré.
                                                  ****
Estoy llevando la caja con los libros que estoy revisando para pasar todo a la computadora. Al ser una empresa tan grande como esta, debieron tener todo en computadora hace rato y no ahora, pero bueno me toca a mí.
Agos recién paso y volvió a decirme que me da su oficina, y que su trabajo no es tanto como lo mío y que ella no estará tanto aquí en la empresa, aunque tal vez tenga que bancarme un rato cuando ella venga, bueno eso palabras de ella. Me hizo reír porque si tengo que compartir oficina con ella, sé que sería difícil concentrarme con ella allí.
-      Se la levanto a la hija del dueño y ahora se va otra oficina- escucho que dicen las chismosas del lugar.
-      Si y hay que ver qué pasa cuando este el hijo- dice otra.
A ellas le gustaría estar en mi lugar y tener su propia oficina y aunque me haya negado, Agos de toda forma ha insistido en que vaya a su oficina. Nunca pensé que unas mujeres grandes con hijas o hijos seguramente hablen así, sabiendo que ellos pueden pasar por lo mismo. Tengo que respirar profundo para no llorar, si estoy aquí es porque me están dando la posibilidad de mostrar y poner en práctica lo que he estudiado estos años y de lo cual voy a recibirme.
-      ¿qué te pasa?- escucho la voz de Agos al verme entrar a su oficina.
-      Nada- contesto sin más.
-      No me digas nada, porque sé que algo te pasa, puedo verlo en tus hermosos ojos.
-      En serio Agostina – contesto mirando suplicante porque no quiero hablar del tema, por suerte no tendré que escucharlas todo el tiempo ahora.
-      Bien – responde seria y cuando voy a salir por la última caja me detiene – voy yo.
                                                    ****
No conozco bien a las viejas, sé que al ser mayores debo tratarla con respeto pero ellas son unas chismosas entrometidas y no voy hacerlo. Sé que algo le habrán dicho ha Ari por eso ahora está así, pero van a escucharme.
-      ¿se puede saber qué carajo les pasa a ustedes? – pregunto al entrar a la oficina y se quedan calladas estas urracas.
-      ¿nosotras? – dice una.
-      No, hablo con los fantasmas de la oficina si con ustedes.
-      Nada ¿acaso esa te dijo algo?
-      Esa tiene nombre y apellido – respondo furiosa – y ella no es como ustedes mangas de chismosa. Escuche lo que estaban diciendo antes que entre.
Se quedan con lo boca abierta, no saben qué decir,  tampoco saben con quien se metieron.
-      Nosotras estamos feliz de que ella pueda tener una oficina aparte- responde la de más antigüedad en la empresa- estábamos comentando de que debe ser muy buena en su trabajo – y las demás ríen.
Desde que entre cuando llegue de estar con mi padre supe que le estaban haciendo la vida imposible a Ari y busque en las cámaras de seguridad de la oficina que están oculta algunos videítos que no querrán que lleguen a sus maridos.
-      Ustedes trabajan muy bien – respondo sonriéndoles y mostrándole un Cd – Acá tengo algunos videítos que no querrán que vean sus esposos – las observo y algunas de ellas empiezan a mirarse entre si – tu – digo señalando a una que estaba tratando de puta a Ari e incluso insinuó de que se pudo acostar con mi padre - ¿tu esposo sabe que el hijo que esperas no es de él? – no responde solo se queda mirando – antes de hablar así de ella, les dejo los videítos y más respeto con ella, porque no querrán que lleguen la compilación de esto – tiro el cd en el escritorio – si quieren seguir haciendo orgia entre ustedes y los de seguridad no hay problema, los videos a los demás de aquí nos servirán de entretenimiento.
Les hubiera dicho más cosas pero no  iba a perder mucho el tiempo con ella, para que anden con la boca cerrada están los videos ahora no dirán nada o quizás sí, porque ella a pesar de todo lo que dicen, igual critican y juzgan a los demás.
Camino hacia la oficina que he dado a Ariana y paso por un ventanal y miro hacia el exterior cuando en el vidrio veo una persona a mis espaldas con todo el pelo en la cara lo único que puedo ver son sus ojos rojos, y su vestimenta negra completamente. Me quedo observo unos instantes pero al darme vuelta no hay nadie.  Ya me paso esto en la universidad.
-      Te están vigilando – escucho una voz a mis espaldas que por el tono me da escalofrió.


------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Ve C - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

1 comentario:

  1. ES MAS DE UNA SEMANA... EN MI PAIS SI ALGO NOS QUEDA PEQUEÑO ... SE RECONOCE SE ACEPTA...PERO NO SE JUEGA CON LOS DEMAS... LO SIENTO SI MIS CRTICAS NO SON DEL TIPO... ME ENCANTAS.... YO TE AMO ESCRIBE MAS.... SOLO SOY DIRECTA... POR ESO NO ESCRIBO....CAMILA CAMACHO C&C

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...