Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Jugadas del destino - 7 - Apo

CAPÍTULO SIETE
Una verdad bastante cruel es, que el destino mueve sus fichas a su conveniencia algunas veces y no sé cómo reaccionar ante ello… Anoche me costó demasiado dormir volviendo a pensar qué es lo que pasa en mi cabeza. Me encuentro en una encrucijada donde obligatoriamente necesito tomar una decisión… ¿Pero cuál?

-sencillo querida… Tú ya sabes la respuesta, el inconveniente aquí, es que puede más lo que digan los demás, específicamente tu mamá y hermanas-  ¿y por qué no puedes omitir ese tipo de comentarios? Mi voz interior en serio hace que me cuestione muchas cosas- si no puedes callarme tú, nadie lo hará. Jajajaja-yo misma me callo.
Si fuera así de sencillo expresarme y decir lo que pienso y siento - lo es- aunque para mí no. Si pudiera confiar lo suficiente en alguien como para decirle lo que me sucede, sólo que si me cuesta hablar, jamás diré una palabra.
Con el psicólogo no me ha ido mal pero no quiero contarle lo que me pasa. Ya llevamos, creo, que 6 sesiones de 60 minutos y hablamos de qué debo hacer para controlar la ansiedad; si, admito que me han funcionado sus herramientas.
Las clases habían comenzado, nuevamente la rutina de la gente volvía a su normalidad… Incluyendo la de mi madre y mía por supuesto. Me encuentro en la terraza del colegio y adoro la vista, las nubes que se aprecian desde aquí son similares a motas de algodón, provoca agarrarlas. El cielo parece pintado con pinceladas azules de diferentes tonos y en el horizonte se puede ver la gran ciudad, tan imponente como siempre. Ese paisaje solo provoca que me concentre más en mis pensamientos.
Mis navidades no tuvieron nada fuera de lo común. Solo repasar millones de veces, que no volveré a cruzarme con la misteriosa chica de la panadería. Y por si fuera poco, como una especie de broma, esta semana he visto más a la srta D’amico que a mi propio novio… no me incomoda pero tampoco me emociona.
La relación con William se ha tornado aburrida … Sí me gustaría pasar tiempo con él, a pesar de todo antes de que fuera mi novio es mi amigo y últimamente su comportamiento me desconcierta… Sé que una pareja debe tener cierta intimidad… ¡Pero no me siento preparada! Aún no estoy segura de sí hacerlo o no, pero necesito saber si me gustará. En cuanto a la Srta D’amico, en todos estos meses del último año de secundaria, tratamos de evitarnos lo más posible. Ella con su grupo de amigas en su salón. Si nos veíamos por casualidad, mirábamos para otra parte, pero esta semana, no sé, nos saludamos más. Me alegra saber que solo fue mi crush.
Con mis pensamientos, envueltos cual regalo de Navidad, en la chica misteriosa, escucho que alguien menciona mi nombre reiteradas veces.
-Genesis, hola… jajaja ¿Estás ahí? ¿Qué haces aquí sola?- si, esos ojos me tuvieron delirando hace más de un año.
-¡hey! Dayana… Lo siento, estaba… Bueno no importa... ¿Cómo has estado? Y ha decir verdad, este espacio de la terraza me inspira calma y tranquilidad
-eh… eh… Bien bien…- jajaja igual que el primer día que nos conocimos- a veces también subo a pensar… Y pues tengo rato buscándote...quería saber si… ¿asistirás a la caravana del último día de escuela verdad?.

-eso es dentro de casi 4 meses ¿no?- que linda, busca cualquier cosa para hablar contigo sabiendo ya, la respuesta de esa pregunta jajaja. Esa voz me desconcentra de mi interesante conversación.
-Jajajaja ups… Es que... Bueno, la mayoría de mi salón se encarga de organizar todo y quería confirmar que…
-si voy Day - miro ahora hacia el patio, y después le dedico una sonrisa. - aunque no sé si voy acompañada.- más nerviosa de lo normal, empezó a mirar para todas partes, no podía hacer contacto visual conmigo, cada vez más, me extraña ese comportamiento.
-si vas acompañada tienes que informarnos para poder anotarlo ya que cada acompañante debe pagar una cantidad estipulada y así comprar todo lo que haga falta- mecánica, fue la manera como me habló. Parece un robot que tiene programado aquel mensaje para quien lo pregunte- sólo… Avísame ¿si?
-si Dayana- justo estaba por irse y no sé qué fuerza me obligó a levantar mi brazo y agarrarla. Sentía deseos de saber que sucedía y ese contacto de piel con piel me erizó pero no le preste atención. Nuestros ojos se encontraron por una milésima de segundo, sin pensarlo, hablé- oye ¿ todo está bien?
-por supuesto génesis, ¿qué podría estar mal?. Me tengo que ir, justo ahora debe estar entrando el profesor de física.- y así sin más nada que decir salió de la terraza del colegio, no sin antes voltear a verme y ambas sonreímos.  Sinceramente me hubiese gustado que me dijera la verdad, pero mejor no presionarla … Yo también tengo clase así que me toca correr si no me van a amonestar en Francés.
Bajo las escaleras lo más rápido posible para llegar a mi salón pero una figura, que conozco, me lo impide.
-Srta Génesis, que extraño verla por acá y no en su debido salón, ya que tenemos clases- ¡aaafff! Lo que me faltaba…- muy sinceramente le digo que me sorprende este tipo de conductas provenientes de usted, una de mis mejores alumnas.
-Profe en serio discúlpeme, jamás faltaría a una clase suya lo que pasó fue.. Que… Subí a buscar mi monedero porque no lo encontraba- mostrándole mi cartera, el profesor me observa dudoso. No puedo permitir que manchen mi expediente perfecto de secundaria.
-primera y última vez srta génesis, que no vuelva a ocurrir.
-no no se lo prometo profesor, primera y última.- sonriendo exageradamente me dirijo a mi puesto.
La mayoría del salón había presenciado la escena, que aunque no escucharan, sus ojos vieron todo… Incluso unos del otro salón.
-¿qué pasó gen?
-nada vale, cuando venía corriendo por las escaleras, el profesor me vio y ya era… O es tarde- si, mi reloj me lo confirmaba, había transcurrido parte de la clase y aún no entiendo cómo no me di cuenta.- ¿qué han escrito? ¿Ya están dando el tema de los tiempos gramaticales?
-si gen, toma- Valentina me da su cuaderno, han copiado dos hojas completas.
-¡wow!- lo que pensé lo dije en voz alta.
-si… Justo el día que escoges para fugarte el profesor escribe más- objetiva como siempre, Victoria.
-no me fugué vika… Solo que… me encanta estar allá arriba- ¿por qué realmente Dayana me habrá buscado? Quiero preguntarle pero.. -¿y qué esperas que te diga?- no lo sé.
-¿por qué no me dijiste y te acompañaba?
-aprecio eso vika pero… Necesitaba estar sola.- mi amiga me ve curiosa pero no dice absolutamente nada, solo asiente y continúa escribiendo.
Luego de mi clase de francés, la que continúa es Historia Universal, otra de mis materias preferidas. El tema que vemos ahorita es el de la mitología griega. Es fascinante saber que todo es un conjunto de mitos y leyendas, pertenecientes, obvio, a los antiguos griegos, son sobre sus dioses y héroes; así mismo, la naturaleza del mundo, los orígenes y significado de sus propios cultos y prácticas rituales.
Me resulta mágico poder adentrarme a ese mundo de dioses… Zeus, Hera, Afrodita. Artemis… Cada uno es increíble.
*RING*
-¡pero...! y ¿en qué momento terminó la hora?- creo que hable en voz alta.
-Jajajajaj hace exactamente 8 minutos la profesora salió y tú sigues leyendo el libro.- si, hable en voz alta.
-bueno… Ya recojo mis cosas y nos vamos.- guardando mis libros siento como si me estuvieran observando -es que es así génesis, voltea-.
-¡Hey! ¿Ya? ¿Lista para irnos?.
-si… Si ya voy. Espérenme en la entrada.
Quizás esté cometiendo un error -oh, ¿tú crees? Porque yo sí- pero necesito saber qué pasa… Entiende que no es por el hecho de que…. Bueno, ya no siento nada raro, solo, no puedo quedarme con la duda -como siempre de curiosa ¿no?- Jajajaja algo asi.
-me gusta este salón,  ¡tiene aire acondicionado!- shhh que ahí viene…
-¿genesis? Pensé que te habías ido, como ya no tienen más clase- su cara de fastidio me causa demasiada risa-… Y… ¿Eso que estás aquí?... ¿Te estás riendo de mi?
-jajaja no no Dayana para nada, no pienses eso… En realidad vengo porque… Me quede muy pendiente de si...te pasa algo… En la terraza pues… - Genesis mejor retírate ¿si?- ¿sabes que? Olvidado, son ideas mías o…
-¡Génesis!- su voz me interrumpió- jajaja calma. ¿estás muy apurada?
-emmm… Un poco pero déjame avisarle a las chicas que me quedo y llamó a mi mama para que me recoja en la entrada- su semblante cambió por completo se puso pálida, como si hubiese visto un fantasma.
Agarro mi cel y le envió un mensaje de texto a victoria.

Vika, me tuve que quedar, mi mama me viene a buscar. ¡Mañana nos vemos! Besos.
               --------
Está bien génesis, hasta mañana.

Guardo mi cel y me vuelvo a encontrar con esos ojos. - solo te falta llamar a tu mamá- si, ni me lo digas.
-¿ya les avisaste?- me pregunta Dayana inmediatamente cuando ve que terminó de escribir el mensaje.
-si, ya les dije, Srta D’amico.- le sonrío al decirle eso y enfatizo lo de Srta aunque su rostro se sorprende cuando lo menciono de esa manera.
-¿por qué me llamas así?- creo que se molestó jajaj …
-¿Te enfadaste? No lo dije por nada malo en serio, yo solo…
-Jajajajaja relájate Génesis, estoy bromeando- y así, caigo en su primera broma.
-vale vale tú ganas, aunque esta me la debes ¿eh?- esa mirada de nuevo…. Es como si… No no, no creo. -¿te imaginas? Jajajaja solo te falta que te confiese su amor y eso equivale a la cereza del pastel jajajaj.- conciencia entrometida deja de decir eso porque es demasiado improbable que suceda.
Salimos de su salón y fuimos a la terraza, el lugar preferido de las dos. -recuerda llamar a tu mama- cierto. Ya sentadas en el piso, dejo mis cosas junto a las de ella y marco el número telefónico de mi mamá.
*tono de llamada*
-¿alo?
-mamá bendición, ¿cómo estás?- siempre educada como me enseñaron.
-hija ¿bien y tú? ¿Ya estás donde William?.
-no ma’, estoy aquí en el colegio, me voy a quedar- mejor di un argumento válido del porqué sigues aquí- una de mis compañeras del otro salón me va a ayudar con mate, ellos están más adelantados y bueno… Una ayuda no me vendría mal.
-aaah okey hija, si es para mejorar tus calificaciones, excelente y… Esa amiga ¿quién es?- justo la pregunta clave de mi mama, solo para mantener el control de mi vida.
-tú no la conoces mamá, mira ya me tengo que ir, avísame porfa cuando estés llegando.
-bueno Génesis yo no voy a estar esperando, te quiero abajo cuando llegue, ¿me entendiste?- a veces me provoca gritar y decirle todo lo que siento y pienso… Pero no soy capaz sencillamente por mi miedo a hablar.
-si mama. Como tú digas. Hasta luego- tranco la bendita llamada y Dayana trata de descifrar mi estado de ánimo.
-¿pasó algo con tu mama?- y… ¿Cómo sabe…?
-¿eres adivina acaso?.
-para nada Jajajaja si lo fuera no estuviera aquí hablando contigo aunque me gusta mucho.- ¿escuche bien? -si querida, lo hiciste-.
-jajaj bueno… Emmm.. Si, hablaba con mi mama. Ella es todo un personaje- hago una mueca con mi boca después de decirlo- estoy consiente que se preocupa pero… Muchas veces me exaspera.
-¿y por qué no le dices lo que piensas gene?- lo mismo le digo yo-. Menos mal y no te escucha.

-es más complicado de lo que parece Dayana.
-decir lo que sientes… ¿Eso es lo complicado?.
-si, emm… Eso- ¡ay no! De nuevo los nervios…
-gene no puedes decirle que SI a todos a tu alrededor. Te volverás loca- Jajajaja ya lo está- mira, entiende que eso te hace daño y…
-lo sé, lo sé, pero entiende que más que decir que SI es que me… Me cuesta hablar.- ¿no te das cuenta? -ni que fuera ella adivina.
-pero yo te escucho hablar- me sonríe por la broma que acaba de decir pero mi mirada es seria y ella se endereza- disculpa, no debí decir eso.
-no importa...ya me he acostumbrado a ello- mi tono de voz se torna triste al pronunciar esas palabras.
-Hey Hey… No te pongas así gene…- mis ojos están cerrados y no puedo ver que tan cerca está de mi pero percibo hasta el perfume ¡está demasiado cerca! Siento su mano posarse en mi brazo acompañado de una caricia muy suave. Lentamente abro mis ojos y allí está ella, tratando de reconfortarme con una sonrisa y por un momento yo también correspondo ante su gesto pero inmediatamente me sobresalto por la cercanía de ambas. Me separo centímetros de su cuerpo y me coloco el suéter.

-está haciendo frío ¿no crees?- es lo primero que se me ocurre decir.

-pues… Te puedo prestar el mío si lo deseas- me entrega su suéter - quizás con el calor de ambos se te pase un poco el frío.

-gracias- una media sonrisa aparece en mi rostro.
Su ropa tiene un olor característico y es considerablemente grande este suéter para lo pequeña que es ella. Puesto y acomodado, con mi cuerpo entrando en calor, escucho que me hace una pregunta.

-¿por qué fuiste hasta mi salón Génesis?.- su mirada es seria, no sé por cuánto tiempo hice mi mayor esfuerzo para hablar-dile la verdad- ¿génesis?

-yo...porque no sabía qué te sucedía en la hora del recreo y…- qué difícil se está volviendo esto- eso… eso, solo quería asegurarme de que todo está en orden. Lo está ¿verdad?.- la observo dudosa esperando que me responda y en eso empieza a hablar.

-¿no te ha pasado que te tropiezas con una persona... la miras, la observas, cada detalle de su físico, de su personalidad… Todo de ella te hipnotiza- solo te advierto… Prepárate Génesis- y luego no hay poder en el mundo que logre sacarla de la cabeza?- ¿por qué me dice todo eso? -escúchala, porque te ha sucedido-.¿lo has experimentado Genesis?.

Una y otra vez, como si de una película se tratara, repito aquellas palabras que la ojimiel me dijo hace cinco minutos. No la quiero colocar nerviosa con mi espera ya que de mi boca no sale ningún sonido pero si, si me ha sucedido lo que ella me acaba de decir. Exactamente me pasó como ella lo describe. Me decido a contestarle, no la puedo tener más en ascuas.
-sssi, si me ha pasado…- me quedo con mi boca abierta tratando de seguir hablando.

-y esa persona ¿te correspondió? ¿Sabe de tus sentimientos?- ¡jamás!- algún día lo sabrá querida, cuando la vuelvas a ver… ella se va a enterar. Acuérdate de mí.
-no tiene la menor idea… Y es mejor que se quede así… Yo no pue...

-¿por qué Genesis? ¿Por qué tu empeño en callar lo que sientes? ¿Acaso te arrepientes de esos sentimientos?- puedo observar cómo empieza a exaltarse, su frente tiene un particular brillo de sudor, está algo… ¿Nerviosa?.- yo pasé por eso Genesis, sé cómo se siente. Y lamentablemente tengo más de seis meses queriendo gritarle al mundo que adoro a esa persona, que me he enamorado ¡de ella! y… ¿sabes que?- mis oídos no creen lo que escuchan, me siento un tanto… Anonadada de lo que sucede en estos momentos. Acaba de decir que está enamorada de ella… Es decir que Dayana es… -si, es lesbiana Génesis y tú sab…- ya, ya, ya… - tengo que llevarme ese secreto a la tumba. Nadie sabe, excepto mi tio. Lo más doloroso es ver cómo esa maravillosa persona huye de ti, se esconde y te evita… a veces siento que me consume su indiferencia…- no tolero ver cómo sus ojos se cristalizan, asomando una lágrima. Me duele verla en ese estado de resignación. -se dio por vencida-.

-Dayana… Yo- inmediatamente levantó su mirada para posarse en la mía- lamento que te suceda eso… Pero no comprendo ¿por qué me dices todo esto…. A mí? ¿En qué puedo ayudarte? Ya me has visto, soy terrible para expresarme.

-acaso… Gene ¿acaso no te das cuenta?- su voz era casi imposible de escuchar, sus labios prácticamente ni se movieron para pronunciar aquellas palabras; la mirada se apagaba poco a poco como la llama de una vela a punto de consumirse.- ja, pensé que era muy evidente para ti pero- ¿evidente que? Me siento confundida- esa inocencia que te caracteriza es la que me…- hago un ademán para que continúe. Mientras más se acerca más me alejo de ella- ¡quédate quieta Dios mío! Jajajaja no pienso morderte Génesis, aunque bueno…- Jajajajaj daría lo que fuera por fotografiarte justo en estos momentos- eres súper inocente, pero en el buen sentido por supuesto, y eso es lo que me enamora de ti. Tu risa me enloquece. Me gustas gene, desde hace ya un tiempo.

Parece una película donde nunca me entregaron el guión. Desconozco los personajes de esta película, aunque evidentemente una de las protagonistas soy yo.
Me siento perdida en el espacio. Es como volver a encontrarme en ese hoyo negro. De nuevo esos sentimientos de duda e incertidumbre. ¿Por qué me tiene que suceder esto? Y por favor conciencia…. No hables. Cuando ya estaba olvidando esos sentimientos , bloqueando todo tipo de pensamientos… ¿me entero de todo esto? ¿no era suficiente?. Se en donde me encuentro y a quién estoy mirando pero no me atrevo a hablar, aunque ella me lo suplique.
-gen, por favor, di algo... lo que sea.- ¿y qué digo? ¿Que en su momento tú… Tú me pareciste muy bonita?-  sabes que eso no es así, aunque ella ahorita no te guste, hace meses si.
-yo… Dayana yo no sé qué decirte.- mi voz casi se quiebra como un frágil pedazo de vidrio.
-Genesis…¿ tú sientes algo por mí?- exactamente por ti no, pero si por una chica- ¡basta!.

-NO- tan fuerte y tan claro. Mi respuesta sé que la hiere en lo más profundo de su ser. - yo… Tengo novio Dayana.- Qué cruel son las jugadas que hace el destino en mi contra. Detesto ver su cara que me mira con ese devastador dolor -si hubieses sabido que le gustabas hace año y medio… ¿Que habrías hecho? Como lo supuse, nada.
Mis propias palabras son espinas venenosas que se introducen en mi corazón.

-mentira, solo lo dices para evadir tus sentimientos- Exclama entre sollozos la ojimiel.
-no dayana, te estoy diciendo la verdad. A mi… No me gustan las… Chicas.- trato de acercarme pero ella me lo impide- lo lamento dayana, yo…
-está bien Génesis, no tienes porque lamentar algo que no es tu culpa- veo que busca algo para poder limpiarse las lágrimas. Inmediatamente me doy cuenta que sigo con su suéter.
-toma- me quito el suéter y camino en su dirección- jamás quise hacerte daño dayana, nunca lo haría.- mientras hablo, la ayudo a recoger sus cosas. El roce con su piel me sobresalta.
-estoy más que consciente de ello Genesis. Tú no lastimarías a nadie apropósito. Pero si te haces daño al no decir lo que sientes o lo que piensas- justo iba a refutar aquello que dice, pero no me dejo- déjame hablar porfa. Olvida lo que pasó, haz como si nunca te dije nada, lo que realmente deseo es que seas TÚ a toda costa, que no tengas miedo de enfrentarte y sobre todo- ambos brazos son prisioneros de sus manos- que digas lo que piensas sin importar que piense el otro. ¿Me lo prometes?.
Fuese cual fuese mi respuesta… Era una que no podría dejar de cumplir. Sin embargo pensar en si podré lograrlo es lo que me devora la cabeza. Justo en este instante soy una fiel esclava de mis pensamientos que se debaten entre sí, sinceramente dar mi palabra de que haré lo que me dijo… O sencillamente… ¿Mentir? -si le mientes a alguien… Será a ti misma. Así que si la verdad.
-te prometo que haré mi mayor esfuerzo Dayana.
Así, sin más nada que decir ella se inclinó y me abrazo. Su abrazo es cálido, de esos que te reconfortan el alma, es sincero, en donde las palabras son simples espectadoras de la situación. Este es un abrazo en el cual la despedida de ambas, está implícita.
Tan pronto como nos separamos un sonido muy peculiar me dio a entender que aquel íntimo momento de las dos… Llegaba a su fin. Era de esperarse que ninguna sabría cómo despedirse. Intentamos darnos las manos, hacer un gesto con la cabeza, hasta que ella dio el primer paso y me volvió a abrazar, sin dar explicaciones, solo se atrevió a hacerlo.
-¿como que alguien que ya llego esta bastante apurada?- el sonido de mi celular suena por segunda vez y ya me está irritando.
-si… Bueno, creo que será mejor que baje antes de que a mí madre la espera le cause un infarto en el miocardio.
-Jajajaja no queremos eso.
Con un gesto de negación le respondo a la ojimiel, agarro mi bolso y me dispongo a salir de la terraza, que hasta hace diez minutos, fue testigo de una declaración. Mis piernas desean salir de ese lugar raudas pero algo me lo impide. Mis nervios sensoriales me avisan que la chica de la cual me acabo de despedir, agarra mi brazo.
-no sé cómo verte a los ojos después de todo esto pero…- la causante de mi retraso me obliga a mirarla- gracias por escucharme y no juzgarme Génesis.
-de nada Dayana. Ya creo que es hora de irme.
-mi papá también está llegando por lo que veo- el mensaje que acaba de recibir Dayana nos coloca en alerta a ambas.- será mejor que bajes rápido.
El desastre que se avecinaba si ambos se encuentran en ese estacionamiento no lo quiero ni imaginar; indudablemente por parte de mi progenitora.

Logramos bajar en el ascensor sin ser vistas y así, en menos de un minuto, nos encontramos en el sótano del plantel. Imposible no reírme justo ahora, parece que interpretamos los papeles de dos espías, escondiéndonos, sin contar las veces que la chica que está a mi lado revisa su celular. Me despido de nuevo de ella y avanzó con gran velocidad por el pasillo. Abro la puerta del auto azul marino de mi madre y al cerrar puedo observar por el retrovisor que viene llegando el papá de Dayana -huy, mejor cierra la puerta de una vez. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Apo - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

2 comentarios:

  1. Uy q capitulo lleno de emociones, me guataria que se quedara con genesis����

    ResponderEliminar
  2. No eres la primera que me lo dice, pero todo dará un giro inesperado xD

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...