Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Tienes una solicitud de amistad - Despistada - 2


CAPITULO 2
-Hola Lucy
-Hola, Emma, ¿qué tal?
-Bien, ¿y tú? ¿has visto hoy al entrenador?
-Sí, hace cinco minutos.
- ¿Y cómo lo has visto?
-Pues bastante normal, la verdad, más tranquilo que nosotras, creo.
-Más nos vale, porque yo estoy atacada, la verdad…
-Vamos a ello.
-Vamos…

Salí al parquet con los nervios a flor de piel. Estiramos diez minutos  para desentumecer los músculos. Cinco  vueltas suaves para calentar, una carrera intensa  y poco a poco me fui tranquilizando.

-Chicas, hoy vuestro entrenamiento lo dirigirá Denis, Julia, tú estarás con Caro practicando penaltis y Emma tú vas a estar conmigo.  ¡Animo!
-Emma, ven, vamos a practicar fintas.  Quien consiga la posesión de la pelota tendrá el control del partido y quien tenga el control, habrá dado el primer paso hacia la victoria. Es muy importante que no pierdas la pelota y que tus pases no sean interceptados. Hoy te voy a hacer trabajar duro…
Fue uno de los entrenamientos más exigentes pero más placenteros de mi vida. El esfuerzo me dejó exhausta. Esa noche dormí otra vez de un tirón. Tampoco me acordé de ella. Curiosamente Elena se iba difuminando en mi pensamiento. Solo esperaba que mi corazón pronto se hiciera eco de lo que mi razón ya había entendido: Elena ya no tenía cabida en mi vida, no después de engañarme y humillarme como lo había hecho.
La víspera del partido nos deparó un día intenso. Entrenamiento suave a la mañana donde trabajamos sobre todo la defensa, comida en el hotel, siesta y una nueva sesión de entrenamiento a la tarde, centrada sobre todo en la recepción del balón y los pases. El entrenador estaba empeñado en que no perdiéramos el balón y nos repitió mil veces lo importante que era que aseguráramos la posesión. No quería errores en los pases o las recepciones.

Esa noche me costó dormirme. El recuerdo de Elena volvía a martillear mi cabeza; cerraba los ojos y veía su perfecta melena morena cayendo sensual sobre sus hombros mientras me miraba con sus preciosos e intensos ojos verdes. Sacudí  la cabeza para espantar la visión y al volverlos a cerrar todavía fue peor; el recuerdo de su risa martilleaba en mis sienes e imaginarme su perfecta y apetecible boca tentaba mi razón. Al final, el sueño me venció y afortunadamente, una vez más pude dormir del tirón. Su presencia se iba debilitando en mi alma, aunque sabía que, todavía tendría que aguantar algunos envites más. Mi vida perfecta se había ido por el retrete y los últimos estertores de esa felicidad todavía seguían dando vueltas  antes de desaparecer, esperaba que definitivamente,  por el sumidero. ¿Cuándo sería eso?
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Despistada - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

1 comentario:

  1. Dejara de pensar en Elena cuando conozca a Jenny.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...