Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Complemento Perfecto - Elsky - 3

Capítulo 3
Había sido una semana bastante agitada para ser la primera del ciclo escolar, tenía frente a sí el nombre del vino que le tocaba llevar a la cena, pasaría antes de llegar a casa. Su hermano era chef y era muy especial para ella, había sido siempre su confidente y defensor desde pequeña, un hombre encantador. Se preparó para recoger sus cosas y retirarse, antes se detuvo y marcó a la conserjería.

-Don Pablo nada más para recordarle lo de alimentar a mis peces, la oficina queda abierta, muchas gracias que tenga un fin de semana tranquilo.
Escuchó que tocaban en la ventana, se trataba de la profesora Gavaldón. Le hizo la seña para que pasara.
-No quisiera entretenerla profesora, veo que ya se va, pero tengo un problema con la cerradura de mi oficina y pensé que podría ayudarme con la extensión del conserje.
-Claro, es la 028. -Se levantó para seguirla que ya había salido de su privado. ¿Se atascó la llave?
-Creí que había sido yo, que jalé antes de girar correctamente, pero creo que es la llave equivocada, ahora no gira, ni sale ni nada.
-Déjame ver antes si puedo hacer algo yo. -Se acercó y empujó con firmeza y luego giró suavemente, la llave salió. Con una sonrisa de triunfo le extendió la llave.
-¿Cómo hiciste? Intenté de todo.
-A veces es la maña, no la fuerza, profesora, aún con su sonrisa. El profesor Anguiano seguido tenía el mismo problema, sólo recordé lo que él me dijo “empuja fuerte y gira suave” y ya está.
-La próxima vez lo recordaré, gracias. -Se sintió torpe, hizo un puchero y los labios hicieron una simpática mueca, apetecible, pensó Izumi.
-No ha sido nada, pero cuando se te ofrezca, estoy a tus órdenes profesora. -Sin darse cuenta se mordió el labio inferior lentamente.
La oferta estaba hecha, sólo tenía que aceptarla, pensó Jordan. ¿Qué clase de persona era para aprovecharse así de su ofrecimiento? Un momento, todo estaba pasando muy rápido por su mente, sólo a ella se le ocurría que eso estuviera pasando, la miró y luego al llavero que sostenía.
-Gracias, lo tendré en cuenta. -Y sacudió el llavero. Tratando de distraer su atención pues sentía que se había ruborizado, además había sentido una punzada placentera en el vientre bajo.
Esto a Izumi la sorprendió, el notar un ligero rubor en la profesora, tal vez sólo creyó verlo, aún así su corazón latió fuerte no sabía explicarse si eso era la felicidad de haber sido ella la causa y le hizo sentir bien. Regresó por su bolso y se marchó hacía el estacionamiento, al verla pasar Ivonne la alcanzó.
-¿No pensabas despedirte amiga?
-¿Eh? oh! solo caminé sin pensarlo. Luego te platico como estuvo la cena de hoy, ¿nos hablamos?
-Que te vaya bonito. -No quiso decirle nada, pero notó un cambio en su rostro, sus ojos expresaban dicha, emoción, no supo describirlo. ¿Qué le habría pasado a su amiga?
Pasó a la tienda especializada en licores y pidió le ayudaran con el vino de mesa, después de pagar se fue a casa. Sentía un torbellino en su interior, la sonrisa no abandonaba su lindo rostro, parecía haber recibido un regalo esperado por largo tiempo.
Al anochecer llegó muy animada a casa de sus padres. La casa tenía ese rico aroma familiar de su postre favorito.
-Ya llegué! Hola a todos. -Saludó.
-Estoy en la cocina, ven.
-Hola madre ¿cómo va tu pie? -besó su frente, eran parecidas pero su madre era más pequeña.
-Muy bien, el doctor dijo que siga usando el ungüento, ya no tengo molestias, pero debo acabar el tubo.
-Me da gusto, ¿y papá, dónde anda? -cogió un vaso para servirse agua.
-Subió a cambiarse de ropa, en cualquier momento llega tu hermano con la cena.
-¿Porqué no la preparó aquí?
-Según entendí, sólo la pondrá al horno unos minutos y estará lista. ¿Por cierto trajiste el vino?, -señaló la botella con un dedo. Se giró para ver a su hija a los ojos. -Y no viene solo, viene con una chica. Me dijo que no te contara nada pero estoy feliz cariño.
-Entonces por eso no quiso cocinar aquí, para no dejarla entre nosotras, ja, ja.
-Hola cariño, ¿qué tal la primer semana de escuela?
-Hola papá, muy bien, algo movido. -Se acercó para abrazarlo. -Sabes que tu hijo vendrá acompañado?
-Me lo decía tu madre, pero debemos comportarnos, no queremos espantar a la chica ¿eh?
Escucharon el timbre, salieron de la cocina para recibir al primogénito. El padre abrió la puerta para encontrar a su hijo sosteniendo una charola en las manos, abriendo más para que pasara cómodamente.
-Buenas noches familia ¿cómo estás papá? -Dándole un beso en la mejilla.
-Bien gracias, deja te ayudo con esto. -Le pasó la charola y la llevó a la cocina, para volver de inmediato. -¿Dónde está? -preguntó.
-Fue al auto por ella; -estaban los tres en la entrada viendo como abría la puerta para ayudar a bajar a su acompañante.
Una joven bonita de cabello castaño, se veía un poco nerviosa, algo le susurró al oído y él le devolvió un gesto tierno. Se veían bien juntos. Caminaron hacía ellos de la mano. Ya dentro de la casa, cerró la puerta.
-Familia les presento a Pilar Romero, mi novia. -La chica se sonrojó tímidamente.
-Hola bienvenida un gusto tenerte en casa, -la madre se acercó y beso su mejilla, dándole un corto abrazo.
-Soy Román Durán, un gusto señorita y le estrechó la mano.
-Soy Izumi, me da mucho gusto conocerte, -también se acercó a besar su mejilla.
Después de las presentaciones, se sentaron a platicar un momento mientras la cena estuvo lista, bebieron el vino, se contaron algunas indiscreciones infantiles, pero sirvió para relajarse, al final la chica confesó que estaba muy nerviosa pero ahora se sentía muy bien y contenta.
Hiroki le entregó los chocolates a su hermana, quien los tuvo que abrir porque su padre le pidió que mostrara su buena educación, pero amablemente todos los rechazaron pues sabían que era la debilidad de Izumi.
Mientras se despedían Izumi atrajo a su hermano y le dijo al oído.
-Me ha caído muy bien tu novia, porque no me lo contaste primero?
-No sé, soy un bruto, pensé que te pondrías celosa hermanita, yo que sé, perdóname por favor.
-Claro, sólo me extrañó un poco es todo, sabes que te amo y quiero que seas feliz.
-Sabes que yo quiero que tú también lo seas. La vio directo a los ojos. De verdad hermanita me encantaría que sintieras lo que yo siento por Pilar. Todo llega a su tiempo, pero también tienes que desearlo.
La abrazó con fuerza, medía unos quince centímetros más que ella, por lo que se paró de puntitas para crecer un poco. Cerró sus ojos y vio a Jordan, respiró la colonia de su hermano y besó su mejilla.
-Yo también quiero serlo, estaré alerta lo prometo.

Al día siguiente salió temprano al parque, no podía dejar de pensar en ella, ahora mientras esperaba que pepper se olisqueara con otros camaradas, se dio cuenta que constantemente volvía su imagen a ella una y otra vez, que importante era para los seres vivos el olfato, no podía negar que a ella le cautivó su olor, la fragancia de su cabello, luego la de su ropa, combinada con su perfume. Se sintió estremecer sólo de recordarlo.
Pero además estaba su mirada, el movimiento de su cuerpo, la temperatura de sus dedos cuando la tocaron, estaba segura que las chispas que saltaron las habían sentido las dos, tenía tantos deseos de acariciar su cabello y de estrecharla en sus brazos. Porque tenía que ser con ella precisamente, es decir en su trabajo. Sintió que pepper se paró en su pierna llamando su atención. Decidió dejar de pensar, necesitaba correr para refrescarse con el viento, pues su cuerpo empezaba a calentarse peligrosamente.
-¿Tengo que hablarte, puedo ir al restaurant?
-Ahí no podemos platicar, mejor ven ahora.

-Ya salgo. Bye.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Elsky - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

1 comentario:

  1. Hola, muy linda la historia continua asi.. Saludos!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...