Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

La Hija Del Diablo - Ve C - 46

Capítulo 46

Despierto en el hospital con dolores en el cuerpo. Llevo mi mano a mi cabeza y tengo una venda. Puedo sentir más dolor en la espalda. Muevo mis piernas y puedo moverlas. Ahora que lo pienso al ir manejando rápido me olvide de usar el cinturón de seguridad.
-      ¿Cómo estás?- escucho la voz de Uriel.
No quiero ni mirarlo porque no quiero escuchar lo que tiene que decirme.
-      Dolorida- respondo- me duele la cabeza y la espalda y después el cuerpo pero seguramente es producto a los golpes.
-      Si porque al no llevar cinturón e ir manejando fuerte con la llovizna, la sacaste barata- dice mirándome- algunos vidrios te cortaron la frente y en la espalda fue lo más grave.

-      ¿Qué quedara cicatriz?-pregunto
-      ¿es lo único que te importa?
-      ¡no!- respondo- solo era una broma para que cambies esa cara. ¿Por qué lo de la espalda fue más grave?
-      Cuando no tú. Porque tuviste demasiada suerte y en lugar de salir por el parabrisas o golpearte con él, al inclinarse el tumbarse el auto de costado, tú te golpeaste la cabeza con el vidrio de la otra puerta y la de tu lado se quebró por el golpe y unos fragmentos se clavaron en tu espalda especialmente uno grande, que ese si puede quedarte cicatriz.
Tiene razón después de todo la saque barata, pero que me quede cicatriz no me importa, lo único que me interesa en este momento es que quiero hablar con ella.
-      Y ¿luna?
-      Yo…- dice él.
-      U, puedes dejar de titubear y decírmelo de una vez.
-      Bien. Le llame e intente que decirle lo que te paso pero en cuanto te nombre me conto lo que vio y que no quiere saber nada de ti. Le llame a las chicas y Manu  esta con el tema de Rosa y que no tiene nada que hablar contigo.
Sé que tengo que controlarme porque la rabia para con esa mujer que me drogo ya sea porque ella quiso separarme de Luna o si alguien la pago, es demasiado. Quiero gritar y descargar lo que siento en este momento. Por otro lado duele que Luna no quiera escuchar nada de mí y también de que las chicas hayan tomado partido. Solo sé que quiero irme de acá y hablar con ella, explicarle lo que paso y si quiere creerme bien y sino también.
-      ¿me pasas mi cel?
Él no dice nada y es mejor así, porque voy a terminar agarrándome la con él y eso es algo que no quiero.
Una vez que tengo mi móvil en mano, veo varias llamada de una chica Daniela es compañera de la universidad y me llevo bien con ella. Marco el número de Luna, suena una vez y me corta. Vuelvo a intentarlo varias veces y lo mismo. Llamo a las chicas y ellas simplemente no atienden.
Vuelvo a revisar el móvil para mirar si hay mensajes o no, y solo hay los de las llamadas de Dani que parece estar preocupada por mí. En lugar de devolverle la llamada, mando un texto diciéndole en que clínica estoy, si quiere venir.
Me recuesto una vez más en la cama aunque la espalda duele, pero hay cosas que duelen peor. Solo me quedo acá acostada mirando el techo.
-      ¿Cuántos días van a tenerme aquí?
-      Creo que mañana van a darte el alta- responde Uriel sin dejar de leer uno de sus libros- pero vas a tener que tener un tratamiento con respecto a lo que te inyectaron, por los efectos secundarios.
-      Lo importante es irme de este lugar.
-      Sé que no quieres estar aquí, sobre todo por lo que paso con Luna, quieres hablar con ella, pero te aviso que mientras dure el tratamiento no vas a poder conducir.
-      Mierda. Espero no dure tantos días, no quiero tener chofer.
-      Has muchas cosas que no quieres ni querrás pero hasta que la doctora no digas que ya estás bien, tendrás que hacerlo.
                                                     ****
Estoy acostada mirando a través de la ventana. Luzbel me llamo hace unos momentos, no sé qué excusa querrá contarme. Quiero que se olvide de mí como yo lo voy a intentar con ella. Que me olvide como lo hizo anoche para acostarse con otra, cuando sus amigas y yo la esperábamos aquí.
Más temprano anduvo Marcos, estoy más que segura que alguna de las chicas lo llamo. El vino para distraerme, quería que saliera al parque para que no pensara y olvidara un poco de ella, pero es difícil. Llevo enamorada de ella toda mi vida prácticamente, amores así no se olvidan fácilmente.
Lo que ella me ha hecho duele demasiado y sé que me llevara tiempo superarlo, y para hacerlo necesitare estar lejos de ella y no verla, pero aún tengo materias que sacar en la universidad, sé que puedo dejar de cursar y rendirlas libre.
El teléfono vuelve a sonar miro quien es y otra vez ella. Es que no entendió mi indirecta cuando le corte.
-      Lu…- no la dejo terminar lo que tiene que decir.
-      Luzbel, déjame en paz. No quiero saber absolutamente nada contigo. No vuelvas a llamarme o buscarme de ninguna manera. ¡te odio!
Luego de decirle esas cosas corto el teléfono y las lágrimas salen de mis ojos. No la odio, pero ¿Qué puedo decirle? Ella sabe que me rompió el corazón y todas las ilusiones que tenía  puesta en nuestra relación. Ojala lo haya entendido. De todas formas no entiendo para que llama, si no le importe y no lo hago, ¿Por qué quien te llama en una situación como esta para dar su excusa, explicación, etc.?
****

-      ¿Qué te paso?-pregunta Daniela entrando a la habitación.
-      Nada. Solo vine a pasar unos días aquí- respondo mientras ella se acerca a saludarme e inspecciona-  tumbe el auto.
-      Y tú todavía estas de chistosa. Te daría uno pero te haría peor. ¿Cómo fue eso? y ¿tu novia?
-      Bueno rio para no llorar- respondo porque es verdad mi humor debería ser otro pero aprendí a ser así, fuerte y no mostrar si estoy mal- iba manejando en la lluvia perdí el control del auto y bueno tumbe. Con Luna hay otra historia.
-      Si es así como lo dices la sacaste barata- responde mirando a Uriel- ¿ella está bien?
Daniela es una chica nerd que no muchos en la universidad le hablan. Con ella hablamos desde el primer año, ha sido la única chica que hablando conmigo nunca se me insinuó ni quiso nada que no sea solamente amistad.
-      Yo me voy por un café- dice Uriel levantándose de la silla- estaré afuera.
Ninguna de las dos décimos nada, solo lo miramos salir de la habitación. Me encantaría persuadir a Daniela de que me saque de aquí, pero sé que no lo hará.
-      ¿me dirás que paso y porque tu novia no está aquí?
-      Antes de ayer quedamos en encontrarnos en un bar con las chicas y ella. las estuve esperando y ellas no llegaron porque Rosa se cayó de las escaleras, le dije a Luna que iba para allí pero en el estacionamiento alguien me inyecto una droga- ella escucha atentamente – ayer desperté acá. Uriel me comento que me encontró en el living solo con ropa interior y sin poder respirar – le cuento el resto de lo que se de la historia, lo que apenas recuerdo y lo último que me ha dicho Uriel- quise ir hablar con ella y bueno paso lo que paso.
-      La cuestión es quien te drogo- dice ella pensativa- puede ser alguna chica que quería contigo, algunas delas que tuviste y no le gustaba tu relación con Luna. No te has metido con chicas con novios, esa opción está descartada. Algún enemigo. Si es la última tengo que tener cuidado al estar cerca de ti.
Ella sigue sacando conclusiones con respecto a lo que me ha pasado. Piensa en cosas que yo no he pensado.
                                                    ****
Las chicas me han dicho que cene algo pero la verdad es que no tengo hambre. Estoy dando vuelta en la cama, creo que será una segunda noche de insomnio. Según algunos estudios dicen que el sueño se recupera el sueño de modo espontaneo. Yo quiero recuperarlo pronto porque necesitare estar dormida por el estudio.
-      Y ¿ahora quien será?- digo al escuchar la puerta.
Me acerco y miro pero no veo a nadie, voy a volver a la habitación cuando vuelven a tocar. Abro la puerta y veo una amiga de Luzbel aquí. Si vino a decirme algo de ella, no quiero saber nada.
-      ¿podemos hablar?
-      Si es de Luzbel no quiero.
-      Tienes que escucharla- dice Daniela, puedo ver su mirada seria atrás de sus anteojos- no es lo que cree.
-      No sé qué te habrá dicho a ti, pero yo sé perfectamente lo que vi.
-       ¿no te vas arrepentir de no querer escucharla?
Me quedo mirándola ante esa pregunta. Hay una parte de mí que esta intrigada, porque Uriel también la ha defendido diciendo que la escuche y que después decida si le creo o no. Pero siempre dije que jamás perdonaría a alguien que me metiera los cuernos y ella no va ser la excepción.
-      ¡Jamás voy arrepentirme!


------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Ve C - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

4 comentarios:

  1. Huyy a mi se me hace que se va a super arrepentir!! Execente historia me encanta!

    ResponderEliminar
  2. TIENE LA CABEZA CALIENTE, así no podrá pensar bien las cosas ..... T-T,, solo espero que luna púeda recapacitar a tiempo
    gracias por la historia est muyyy lindan.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu historia!! Solo q son muy cortos!! Pero entiendo q tenes q tener la musa inspiradora y la Uni no ayuda a eso!! Pero acá te esperaremos!!! Cierto no comento mucho pero siempre te leo!! Y creo q cuando uno esta enojado se pone terca!! Aunq deberia acordase lo q paso en el internado y tambien conocer a Agostina lleva mucho tiempo viviendo con ella para saber q sino quiere nada con ella sera directa!!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado este capitulo gracias por el esfuerzo de escribir pese al poco tiempo q tienes y un sin fin de responsabilidades q tenes n.n

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...